«El Nigromante desnuda la figura de Juárez»

1 voto, promedio: 4,00 de 51 voto, promedio: 4,00 de 51 voto, promedio: 4,00 de 51 voto, promedio: 4,00 de 51 voto, promedio: 4,00 de 5 (1 votos, promedio: 4,00 de 5)
Tienes que registrarte como miembro para valorar esto.
Cargando…
Compartir:

Originalmente publicado en: «El mensajero» periódico liberal, del 17 de octubre de 1867 por Ignacio Ramírez «El nigromante».

Tomado de: «Las grandes traiciones de Juárez» de Celerino Salmerón. Decimotercera edición. Versión del autor. México, D.F., 2010. Quién a su vez lo toma íntegro de: «Historia de la Nación Mexicana» del padre Mariano Cuevas. Buena Prensa. México, D.F., 1953, t 3°, pp.450 y 451.

«Los partidos personistas humillan al individuo y son la mayor de las injurias para el pueblo; ni se les puede justificar, ni concebir, bajo una bandera democrática.

El poder Ejecutivo es tan fácil de desempeñarse, que en las monarquías se concede a las mujeres y a los niños; nosotros lo hemos confiado a un bárbaro de la Mixteca.

¿Qué cosa puede saber Juárez que no sepan mil, diez mil, cien mil, en la nación?

En Guerra, tiene un ejército costoso y turbulento; en Hacienda, despilfarra los dineros y embrolla las cuentas; en Fomento, se deja engañar por extranjeros que prometiéndole capitales ingleses, se llevan más allá del Atlántico los de la Nación; en Justicia, no sabe sino matar sin figura de juicio; en Gobernación, ensaya el centralismo; en las relaciones extranjeras compromete con igual facilidad los recurso del erario y las vastas regiones de nuestro territorio.

No ha sabido ni inventarse una política personal; sigue supersticiosamente las inspiraciones de su contrario; si su obra tuviera algún mérito, no debería llamarse Juárez sino Lerdo.

Los insensatos que recomiendan a Juárez como un hombre necesario, no tienen el instinto de que procediendo de ese modo se degradan a sí mismos. Es estimarse muy poco, no ya como republicano, sino siquiera como hombre, al creerse incapaz de hacer lo que ha hecho Juárez.

Se fue al Paso del Norte cuando la invasión francesa. ¡Sí!, comenzó por tratar con los enemigos; puso a Zaragoza en lucha con los franceses y con las órdenes suspicaces de Doblado no mandó un buen ejército de observación sobre Forey; abandonó la capital antes de tiempo; disolvió catorce mil hombres en Querétaro; desorganizó otras fuerzas; introdujo la guerra civil en muchos estados; se aseguró no despreciables cantidades, y aprovechó el tiempo ajeno para darnos la convocatoria. ¡Otros fueron los que lucharon!

Lo que no ha hecho Juárez, lo que no hará jamás, es tomar la iniciativa, así en asegurar la práctica del sistema constitucional y de la reforma, como la realización de las mejoras materiales.»

Compartir:
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!