Gira de Agustín Laje y Nicolás Márquez en El Salvador

1 voto, promedio: 5,00 de 51 voto, promedio: 5,00 de 51 voto, promedio: 5,00 de 51 voto, promedio: 5,00 de 51 voto, promedio: 5,00 de 5 (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Tienes que registrarte como miembro para valorar esto.
Cargando…
Compartir:

En las últimas semanas de 2017 los escritores argentinos Agustín Laje y Nicolás Márquez visitaron por primera vez El Salvador, promocionando su obra realizada en coautoría “El libro negro de la nueva izquierda”. Participaron durante tres días en distintas actividades de carácter tanto público como privado, tales como conferencias, conversatorios y entrevistas en San Salvador, la capital salvadoreña.

Entre los eventos programados destacaron: el conversatorio “Neomarxismo, una amenaza real para América Latina”, realizado en El Rincón Gourmet y su conferencia “Totalitarismo de género. Implicaciones culturales, educativas y políticas” impartida en el auditorio de Construmarket ese mismo día.

En ambos casos, la concurrencia demostró vivo interés por las temáticas vertidas por estos intelectuales, quienes aprovechando la presentación de la obra mencionada y también brevemente, de la más reciente producción de Nicolás Márquez “La máquina de matar. Biografía definitiva del Che Guevara”, dieron pie a la exposición y análisis de temas como el marxismo cultural, la ideología de género, las transformaciones culturales e ideológicas planificadas y su proyección dentro del campo político, entre otros.

Algunas de las ideas planteadas por estos autores fueron:

-Occidente está padeciendo en estos momentos una revolución cultural promovida por la izquierda progresista.

-La derecha se ha quedado bastante replegada en el pasado, dedicándose a celebrar y defender la economía de mercado, pero sin importarle mayormente el empoderamiento así como la defensa del aspecto ideológico cultural, amén de los principios y valores más en consonancia con ella.

Es por esta razón que se ha producido el fenómeno de que en gobiernos de derecha, se haya permitido libremente o sin mayor oposición ni sano criticismo, la circulación y hasta consolidación de pensamientos neomarxistas en los sistemas educativos, en políticas de Estado y dentro de la burocracia gubernamental.

-Uno de los fines principales de “El Libro negro de la nueva izquierda” es brindarle argumentos racionales, empíricos y científicos a la derecha, para poder contraponer a la apología del marxismo cultural en general, pero especialmente, a la ideología de género.

-Siendo la “revolución permanente” un leit motiv de la izquierda revolucionaria, lo que ha ido cambiando es la direccionalidad del conflicto, concebido a la vez como justificación e instrumento político, dirigiéndose en un principio hacia la lucha de clases, hasta vehicularse en las últimas décadas dentro de los sexos, el indigenismo y el ecologismo, entre otros referentes.

-Según estos escritores argentinos, autores representativos de la Escuela de Frankfurt como Herbert Marcuse, sostienen que para modificar el sistema político-económico, primero habría que cambiar al hombre, por medio de transformaciones en su repertorio de ideas y creencias como también de actitudes ante la vida. Por lo que revolución cultural y sexual, concernientes al cambio de ideas y de reacción a la sexualidad, implicarían partes primarias procesualmente hablando para el desarrollo de ulteriores transformaciones societales que tiendan a la “superación” y sustitución del sistema social, económico y cultural vigente.

-Para hacerle frente al marxismo cultural, hay que identificarlo, visibilizarlo, conocerlo, señalarlo y hacer acopio de los instrumentos teóricos que diferentes corrientes de pensamiento nos han legado como críticas válidas al mismo. Hay que superar el economicismo que concentra las energías de las derechas en la defensa del libre mercado y se contenta con esfuerzos de campañas
electorales pero descuida la afirmación y defensa de postulados de corte intelectual político.

Invitan a prestarle atención a la llamada “derecha alternativa” emergente en Estados Unidos y Europa, que precisamente, ha ganado apoyo por ser capaz de sostener presupuestos ideológicos tradicionales, nacionalistas y conservadores, rompiendo en buena parte también con la impostura de una “corrección política” que ha venido asfixiando a buena parte de estas sociedades. Instan a la búsqueda de partidos y políticos que defiendan la vida, la familia natural y otros valores asociados, pero apoyándolos generando una capacidad importante de convocatoria y presencia organizada en las calles y donde se necesite, para visibilizar y dar realce.

Tal como les sucedió en otros países, la intolerancia de los “tolerantes” cayó de lleno sobre Agustín y Nicolás. El primer día de su gira tenían programada a las 5 de la tarde la conferencia “Mitos y verdades de la ideología de género”, en una de las universidades más prestigiosas de El Salvador. Pero por presiones de una firma de abogados favorables al lobby gay, este evento fue cancelado.

Los autores denunciaron durante el conversatorio privado dos días después este atentado a la libertad de expresión, señalándolo además como muestra constante de la escasa tolerancia que los que favorecen la ideología de género suelen mostrar a sus críticos, negando por un lado la posibilidad de hacerle una crítica fundamentada, y por otro, cerrando espacios para cualquier tipo de discusión pública y abierta sobre este tema.

Al tercer día de su gira asistieron a un desayuno privado en El Mesón de Goya, en Santa Tecla, Departamento de la Libertad, a escasos minutos de la capital. En un ambiente más íntimo, conversaron con los invitados, miembros de un importante movimiento cívico-cultural salvadoreño. En todos los eventos se aprovechó para la venta y firma de las obras mencionadas. Al día siguiente, concluyendo su jornada en El Salvador, se despidieron dejando atrás nuestro terruño cuzclateco.

Los salvadoreños que sabemos apreciar los principios y valores cristianos, conservadores y de respeto a la libertad, agradecemos sincera y profundamente el haber tenido el privilegio de tener estos días a intelectuales de la talla de estos dos hermanos argentinos, Agustín Laje y Nicolás Márquez. Nos dejan, aparte de sus obras y la riqueza teórica compartida, el reto de hacer lo propio en la medida de nuestras posibilidades, es decir, avanzar en que la relegación de la defensa ideológico-cultural sea cuestión superada en nuestra derecha nacional.

Artículo publicado en el Boletín BIIE Vol.05 No.07 – Enero 2018 Primera Quincena.

Compartir:
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!