La homosexualidad es una estrategia política y cultural de gran escala que busca la destrucción de la Civilización Cristiana

2 votos, promedio: 5,00 de 52 votos, promedio: 5,00 de 52 votos, promedio: 5,00 de 52 votos, promedio: 5,00 de 52 votos, promedio: 5,00 de 5 (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Tienes que registrarte como miembro para valorar esto.
Cargando…
Compartir:

Historiadores que han estudiado científicamente el movimiento y a las personas que se definen como LGTB (lesbianas, gay, transexuales y bisexuales) admiten que no se nace gay y que la orientación gay es un hecho reciente. La homosexualidad es un hecho político y cultural pos moderno muy bien orquestado, premeditado y con objetivos muy claros y precisos.

Es imposible que 3% de la población pueda desarrollar tal poder político y económico; hay algo más detrás. La homosexualidad es una estrategia política y cultural de gran escala que apunta a la destrucción de la moral cristiana.

Como el famoso “Born This Way” de Lady Gaga, nuestra cultura popular está bastante convencida de que la homosexualidad es desde el nacimiento, o sea que se nace gay. Y esta verdad está siendo impuesta en occidente a sangre y fuego. Pero resulta que, ni siquiera los que están dentro del movimiento LGBT, no están convencidos de ello.

El autor judío de temas gay David Benkof, escribe: “Hay evidencia sustancial de amor discreto y abierto entre personas del mismo sexo en los tiempos pre-modernos. Pero en ninguna sociedad antes del siglo XIX hubo una minoría gay o incluso individuos visiblemente orientados a la homosexualidad”.

En un artículo en el Daily Caller, el escritor presenta el sólido caso de los historiadores – algunos de ellos LGBT – que sostienen que la orientación sexual de la homosexualidad no existía hasta hace unos 150 años.

Si bien las relaciones entre personas del mismo sexo y el comportamiento han ocurrido de vez en cuando a lo largo de la historia, los estudios académicos LGBT no muestran ninguna evidencia de alguna cultura con algún grupo de individuos de orientación gay en ningún momento de la historia.

La montaña de investigación académica también continúa mostrando que ningún “gen gay” desencadena la orientación sexual desde el nacimiento.

El concepto de orientación sexual es moderno

La base de estas afirmaciones es que la orientación sexual, como parte de la identidad de una persona, es totalmente una invención moderna.

Sólo nuestra sociedad cree que las personas están orientadas en una sola dirección, como el historiador gay y también judío Jonathan Ned Katz, ex integrante de la Universidad de Yale, explica en su libro La invención de la heterosexualidad.

Incluso en la cultura griega, donde se sabe que el comportamiento homosexual se había producido, la línea de razonamiento, es que no había una minoría de individuos identificados como gay u homosexuales de ninguna manera. Más bien, la homosexualidad era supuestamente considerada un complemento de las relaciones heterosexuales normales.

David Benkof dice: “Muchos intentos populares para retratar una historia milenaria de la homosexualidad se inician con la antigua Grecia. Tenemos mucha documentación – la poesía de Safo, vasos griegos que representan a hombres en sexo flagrante  – que las relaciones del mismo sexo y las relaciones sexuales eran comunes en esa cultura.”

Pero los eruditos no creen que los antiguos griegos tuvieran una minoría gay. Más bien, que la civilización creía que la homosexualidad era algo que cualquiera podría disfrutar. Además de su esposa, se esperaba que los hombres de élite tomaran a un joven como amante. El sistema era muy diferente del nuestro.

El razonamiento de estos historiadores revela por tanto, que no hubo orientación homosexual en las culturas del pasado en absoluto. No es que nadie se sintiera atraído por el sexo opuesto, sino que la idea de la heterosexualidad como un identificador no podría haber existido en un mundo donde la homosexualidad no existía tampoco. (Los peces no saben que están mojados.)

En otras palabras, la orientación sexual no es un identificador central como la raza o el género; es totalmente una construcción social. Y donde la humanidad sigue el orden natural, no existe esta diferenciación.

Aunque Benkof sostiene que la causa LGBT puede sobrevivir a pesar de tales conclusiones, sólo el punto de vista bíblico encaja con los hechos.

El desafío para los cristianos

La Biblia no menciona directamente la orientación gay, porque el concepto de la orientación sexual es un  non sequitur, tanto en la Escritura y – como ahora sabemos – en la mayor parte de la historia.

La Biblia condena claramente las acciones y los deseos homosexuales, junto con cualquier tipo de acción o deseo sexual fuera del matrimonio. Génesis 5: 2, Levítico 18:22 y 20:13, Mateo 5:28, Romanos 1:27 y 1 Corintios 6:9-11 no dejan lugar a dudas.

Pero en la medida que el movimiento LGBT mantenga el debate enmarcado en la identidad sexual, los cristianos serán vistos como odiando a la gente por lo que son.

Si la cultura se pone al día con el hecho de que la identidad sexual gay es una construcción social, entonces tal vez vaya a entender que las condenas de la Biblia de la inmoralidad sexual están dirigidas contra nuestras acciones y pensamientos pecaminosos, y no sobre nuestras personalidades básicas y las personas concretas. El cristianismo diferencia claramente entre el pecado y el pecador.

El problema que existe es que esta nueva división de la sociedad entre homosexuales y heterosexuales es parte de un experimento político que está llevando adelante el sionismo angloamericano, por ello está siendo usado como un arma geopolítica, por lo que el movimiento homosexual es la punta de lanza para destruir valores centrales de la cultura cristiana, como la familia.

Esto no es casual y ya lo hemos documentado en muchos artículos de ediciones anteriores de este boletín en el cual hemos mostrado claramente como una de las estrategias del Nuevo Orden Mundial como base política a través de la que gobernará el anticristo es precisamente la despoblación de la mayor parte del planeta iniciando con las políticas de control de la natalidad a través de los anticonceptivos, el segundo paso es la legalización generalizada en todo el mundo del terrible crimen del aborto, el tercer paso es la promoción abierta y total de la homosexualidad para garantizar la cero procreación y el último paso será el igualar a las personas con los animales y las plantas con lo que se verán uniones de humanos con seres de estas dos familias de seres vivos con lo que buscará anular la concepción de familia humana heterosexual como núcleo y célula fundamental de la sociedad.

Hasta antes de las revoluciones sexuales de los sesentas en las cuales se dio inicio a esta etapa de la dignidad humana y de destrucción de la familia y de la sociedad, siempre se consideró a la homosexualidad como lo que es, una desviación mental, una alteración de la conciencia, y esa persona que sufrió este padecimiento debía ser sometido a tratamiento para ayudarlo como cualquier otro paciente que sufriera algún padecimiento de alteración e la personalidad. Ahora cincuenta años después por las razones antes mencionadas se muestra a la homosexualidad como algo por lo cual se debe sentir orgullo y el resto del mundo debe someterse a esta aberrante práctica contra natura.

Sin duda el orden natural se volverá contra nosotros haciéndonos padecer las peores consecuencias por alterar las leyes eternas que desde su creación fueron dentro de su límite perfectas. Por esta razón el peor favor que puede uno hacer a un homosexual es apoyarlo y respaldarlo en violentar el orden natural. Si de verdad se quiere ejercer la caridad y el bien con esta clase de gente se le debe hacer ver su error de lo contrario nosotros cómplices de su error y su pecado.

Y esto es lo que realmente hay que entender en este escenario de los tiempos actuales.

Fuentes: Daily Caller, Signos de estos Tiempos, Foros de la Virgen

Compartir:
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!