Los militantes de izquierda del mundo ignoran que son usados por los intereses que ellos creen combatir

2 votos, promedio: 5,00 de 52 votos, promedio: 5,00 de 52 votos, promedio: 5,00 de 52 votos, promedio: 5,00 de 52 votos, promedio: 5,00 de 5 (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Tienes que registrarte como miembro para valorar esto.
Cargando…
Compartir:

Desde que surgió en la humanidad la idea de la dominación, la conquista y la creación de gobiernos totalitarios, se dio también de forma generalmente espontanea, el rechazo y la aparición de personas o grupos que se rebelaban y luchaban por defender o reconquistar su libertad.

Estos individuos se convirtieron en el mayor dolor de cabeza para los grupos de poder, que para lograr imponerse suprimían derechos y libertades y al mismo tiempo intentaban comprar, sobornar o combatir a los que se oponían a sus planes.

Estas fuerzas contrarias se repelieron durante milenios por ser antagónicas en su naturaleza.

Los rebeldes ante la injusticia, la dominación y la conquista se convirtieron en ejemplos, modelos y héroes de sus pueblos y naciones frustrando muchas veces los planes de este grupo dominador, hasta que estos comprendieron que serían más útiles a sus intereses no combatirlos frontalmente, sino aislarlos del resto del pueblo para que perdieran fuerza y no alborotaran y despertaran al resto de la población.

Para lograr separarlos del resto, planearon sembrar o inocular en estos líderes sociales ideas que el resto de la población no seguiría, adoptaría, ni compartiría ya que los grupos que intentaban imponer su control contra los intereses de la mayoría, comprendía perfectamente que estos individuos o grupos que lideraban la oposición a sus planes, eran los más peligrosos por ser los primeros y a veces los únicos que lograban anticipar su planes y proyectos, y denunciarlos públicamente.

Eran generalmente los más adelantados intelectualmente, los más agudos visionarios y analistas de su realidad por lo que siempre servían de guía para el resto del pueblo que por lo regular era ajena a los planes y proyectos de control que se cernían sobre ellos.

Las ideas que la población rechazaría pero que podrían ser los imanes que atraerían a los líderes contrarios a sus intereses, serían primeramente la idea de revolución y convulsión social, la anarquía, el rechazo a la Iglesia Católica y al cristianismo como pilar de la sociedad, las libertades llevadas al extremo del libertinaje en el campo social, sexual, disolución de la institución de la familia y finalmente y como culminación, el rechazo a todo orden natural y a las mismas leyes de la naturaleza con lo que se garantizaría para los dominadores y los intereses perversos que ellos representaban, que los líderes sociales pasaran de ejemplos, modelos y guías, a enemigos que fueran rechazados necesariamente por la mayoría de la población; temidos y odiados por éstos con lo que la brecha que se abría entre ambos sería insalvable.

Esto era precisamente lo buscado por la casta gobernante y además se garantizaba con la implementación de este ideario para los rebeldes, una espiral autodestructiva que finalmente acabaría con ellos mismos pues llegarían a tal grado de degeneración en sus aspiraciones e ideales y serían tan corrosivos contra natura que los llevaría a la autodestrucción junto con el resto de la población que los siguiera.

El primer experimento para demostrar esto se dio en la Revolución Francesa de 1789 en la que los revolucionarios se convirtieron en hordas salvajes que una vez derrocado el Rey, instauraron tal régimen de terror que la población los veía con horror y rechazo absoluto y ahí se abrió por primera vez esta brecha.

Aquí se lanzó la idea de la disolución social, el combate a la religión, el rechazo a las tradiciones como forma de desarraigo para poder, de esta forma, aceptar esta doctrina nueva en la que se introducía el ideario masónico de la “libertad, igualdad y fraternidad”.

Muchos de los que se rebelaron en Francia contra la injustica social y la miseria en la que estaban sumidos millones de personas, nunca pudieron visualizar que eran usados como un experimento social que garantizaba que los grupos de poder que veían en la corona y la monarquía francesa un obstáculo para hacerse con el poder de Francia, los usaron como ariete para conseguir sus propios intereses que no tenían nada que ver con el interés general.

Estos intereses financiaron y controlaron a los revolucionarios y a través de ellos guiaron los destinos de Francia y del resto de Europa hacia donde ellos deseaban ir, por eso blindaron a los revolucionarios que creían sinceramente que estaban combatiendo a estos intereses y grupos de poder a los que en realidad estaban fortaleciendo.

Durante todo el siglo XIX las revueltas sociales y revoluciones en Europa sirvieron para identificar, filtrar y aislar a estos líderes de los que se valieron pero que al mismo tiempo temían los intereses financieros y banqueros entre los que se encontraban el sionismo, la masonería y las viejas familias oligarcas europeas.

Estos líderes rebeldes que necesitaban identificar los poderes dominantes, podrían ser el detonador de la conciencia de la sociedad y el motor que levantara a la población contra sus intereses, por eso debían ser separados para poder ser neutralizados.

Una de las prioridades de la casta gobernante fue la de romper y separar lo más posible los movimientos sociales y a los que los encabezaban, de los ideales cristianos porque esta combinación sí que podía hacer volar en pedazos sus planes de dominación completa ya que el ideario cristiano que aboga por la verdad, la justicia, el amor, el servicio y la caridad, representa todo lo contrario a los intereses de estos grupos que controlaban unas veces públicamente y otras, desde la sombra del poder.

La culminación de esta dinámica perversa se dio con la Revolución Rusa de 1917.

En ella, además de lanzarse con toda la furia diabólica inspirada en los ideólogos y líderes judíos que propugnaban el rechazo a la doctrina cristiana e imponiendo el ateísmo como única forma aceptable de pensamiento, lanzaron de forma abierta el rechazo a las instituciones como la familia, promoviendo el aborto y empujando más lejos que nunca la agenda que para entonces se identificaba con la izquierda y el pensamiento socialista comunista.

A partir del laboratorio en el que se convirtió Rusia durante todo el siglo XX, se copiaron y llevaron por todo el mundo el modelo de revolución social que, encabezados por grupos de izquierda, esparcieron por el mundo la semilla del mal que convirtió en doctrina, la agenda creada por los intereses financieros que mandaban detrás de los gobiernos de la mayoría de los países de occidente, y que en teoría representaban la posición diametralmente opuesta a los ideales comunistas, y socialistas de izquierda.

Las revoluciones sociales de los años sesenta junto con la revolución sexual, la promoción del rock y las drogas, fueron la culminación que abortaría el proceso de desarrollo y progreso sin precedente que se había logrado en muchas partes del mundo en las dos décadas que siguieron al fin de la Segunda Guerra Mundial.

Todas estas ideas lanzadas a la juventud para que quedara amputada su conciencia habían sido creadas por estos mismos intereses económicos y financieros que los líderes de izquierda creían combatir.

Ahora en pleno siglo XXI la agenda antisocial y antinatural que se lanzó en la Revolución Francesa está en su fase más avanzada ya que ahora los líderes de izquierda de todo el mundo le hacen el gran favor a los intereses financieros internacionales que buscan la despoblación del mundo, de promover las ideas de destruir a la familia natural, generalizar el aborto, promover la homosexualidad y demoler y profanar a las instituciones cristianas especialmente a la Iglesia Católica, y en general acabar con cualquier ideal religioso.

Mientras no puedan identificar esto y no se deshagan de los esquemas de pensamiento “de izquierda” y los “ideales” que se les han dado para cumplir inconscientemente con la implementación de este gobierno unimundista, serán piezas e instrumentos muy útiles que no solo no combaten correctamente a los intereses que desean destruir, sino que por el contrario, los fortalecen y ayudan con su cometido de destruir las instituciones que son las únicas que podrían levantarse como bastiones de resistencia contra sus planes de dominio total. Estas instituciones son: la Familia, la Iglesia y el Estado Nacional Soberano.

Nació en la Ciudad de México En 1975.

Analista político desde hace más de 23 años, ha dado asesorías estratégicas a la iniciativa privada, a las fuerzas armadas, partidos políticos, a la Iglesia y a representaciones diplomáticas.

Ha impartido cursos de religión, historia, apreciación e historia del arte, geoestratégia y política, crecimiento personal y espiritual, entre otros temas en diversas ciudades de México.

Ha escrito más de 400 artículos sobre una amplia gama de temas como: historia, economía, política, defensa de la vida, escatología, religión, arte, ciencia, tecnología, nuevo orden mundial y revisionismo entre otros temas que han sido publicados en revistas y sitios de internet de México y otros países de habla hispana de América y Europa.

Fundó hace cinco años el Boletín de Información e Inteligencia Estratégica (BIIE) que es una publicación internacional calificada como uno de los mejores y más especializados medios de inteligencia, que se publica quincenalmente, y además produce videos de conferencias, entrevistas e informes especiales con sus corresponsales de diversas partes del mundo.

Participó como ponente junto con expertos de todo el mundo en el primer Congreso Internacional Identitario en mayo de 2015 en Guadalajara, Jalisco, México.

En febrero de 2016 publicó su primer libro Iglesia Perseguida Iglesia Verdadera que fue prologado por el Doctor en Teología y Doctor en Humanidades José Alberto Villasana.

Por invitación e iniciativa de Esteban Arce, uno de los comunicadores más importantes e influyentes de México, Miguel Salinas Chávez fundó en marzo de 2017 Orgullo e Identidad Nacional Mexicana (OEINM) que es una productora de contenidos audiovisuales para crear material identitario nacionalista de México, el cual originalmente se difundió a través de los medios de comunicación abierta más importantes de México como son Televisa y Grupo Imagen, en los espacios informativos que conduce Esteban Arce y ahora además, ese contenido se difunde en su propia página web, su canal de YouTube, y ampliamente en las redes sociales con la intención de despertar y exaltar el orgullo por la identidad nacional.

Es colaborador del periódico español Gaceta.es que es uno de los más influyentes de aquél país.

Es el representante en México de Infovaticana que es uno de los sitios web más seguidos e influyentes a nivel mundial sobre temas relacionados con la Iglesia Católica.

Conduce el programa México para Iberoamérica del canal de TV argentino TLV1.

Es colaborador y el representante en México del Consorcio de Medios español Grupo Intereconomía.

Es el representante en México del canal de tv colombiano Tele Amiga.

Compartir:
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!