México debe retomar el rumbo del desarrollo estabilizador si desea aspirar de nuevo al desarrollo

1 voto, promedio: 5,00 de 51 voto, promedio: 5,00 de 51 voto, promedio: 5,00 de 51 voto, promedio: 5,00 de 51 voto, promedio: 5,00 de 5 (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Tienes que registrarte como miembro para valorar esto.
Cargando…
Compartir:

El marxismo cultural creado por el ambiente masónico que trabaja casi sin saberlo para los estadounidenses, está presente en nuestro país desde la Independencia hasta nuestros días.

Por ello considero que el Estado mexicano vive en pecado mortal. (Para emplear una frase religiosa). No el pueblo. No el país. Sí el Estado Nacional y el que lo representa en todos los aspectos: El gobierno mexicano. El estado y el gobierno mexicano viven entonces en pecado mortal, porque abrieron las puertas desde la independencia hasta nuestros días a los enemigos del pueblo de México, de sus costumbres, de sus familias y de su religión: la masonería inglesa y yanqui por medio de las logias escocesa y yorkina respectivamente.

Estas logias originarias de Inglaterra no representan al pueblo inglés, que ignora hasta nuestros días, el papel y el significado que en la historia de ese país tienen esas logias; si representan en cambio al hebreo internacional, ahí asentado desde la llegada de Oliverio Cromwell al trono inglés, ayudado por los hebreos holandeses y desde la creación del banco de Inglaterra promovido por banqueros hebreos. (Este banco equivale a la reserva federal de Estados Unidos, pues también es privado y controla la moneda de Inglaterra). Ambos bancos conculcan los derechos de esos pueblos, que deben emitir con reglas emitidas por sus parlamentos, la masa monetaria de esos países, lo cual no sucede.

Dicho lo anterior expongo lo siguiente:

Después de la indescriptible matazón de más de un millón de mexicanos de la Revolución Mexicana, incluyendo los 80 mil masacrados en la llamada guerra cristera, que por cierto no aparece en la historia oficial mexicana por ningún lado, además del exilio de más un millón de mexicanos causado por la miseria ocasionada por la Revolución, el pueblo y la sociedad mexicana y los grupos revolucionarios todos estos criminales, llegaron al hartazgo de la paralización del país. Y entonces se pusieron de acuerdo y la república se organizó “bajo principios revolucionarios”, comenzando la etapa de desarrollo institucional; aún no el desarrollo estabilizador, que llegó años después cuando Antonio Ortiz Mena, fue Secretario de Hacienda, con Adolfo López Mateos y Gustavo Díaz Ordaz.

Esta etapa fue la más exitosa de México y de América Latina, en desarrollo y mejoramiento de la población y llegó con tropiezos y agresiones del comunismo internacional y del gobierno yanqui a través de sus agencias desestabilizadoras, hasta el Presidente José López Portillo.

En estos 42 años, México sentó en tal forma, las bases en infraestructura, educación, salud, turismo, estabilidad gubernamental y social, o sea en desarrollo generalizado que prácticamente gran parte de lo que aún tenemos en esos logros, se debe a esa etapa.

Esa es la etapa del extraordinario desarrollo de México, es la etapa de desarrollo estabilizador y por haber llevado a México a su mayor momento de desarrollo histórico es que los gobierno neoliberales has tratado de arrancar de la memoria dicha etapa condenándola al olvido.

La historia que televisa le ha contado a México de los distintos presidentes de México de esa etapa esencialmente, es parcial, incompleta sesgada y de mala fe, por lo menos de quienes la realizaron y por la que TELEVISA les pagó millones de pesos. No hay que condenar sin piedad a TELEVISA por esto. Nunca empleó historiadores patriotas para sus historias, en especial, las contadas en sus televisoras, por una revista llamada CLIO.

Precisamente las actuaciones de los presidentes de esa etapa que fueron siete, son reducidas a corrupción, violencia, impunidad y al movimiento comunistas del 68. No se incluyó el desarrollo firme en todos los aspectos de la vida nacional que llegó a millones de mexicanos, ni a las Instituciones creadas en esa etapa que han beneficiado al pueblo de México hasta nuestros días.

“No sólo hubo el Movimiento del 68” y corrupción e impunidad como falsamente TELEVISA lo presenta, sino hubo obras grandiosas que desarrollaron al país espectacularmente, que se deben recordar, reconocer y exaltar.

Por ello haré un recorrido rápido por la actuación de esos presidentes (Que hicieron el progreso de México como solo Porfirio Díaz lo logró, de 1876 al 1910).

En efecto, se puede decir que Manuel Ávila Camacho, actuó con patriotismo, al conocer la destrucción física ocasionada por la Revolución, al conocer la enormes heridas dejadas en todo el pueblo, por el más de un millón de muertos, por la destrucción, “del orden, la paz y el progreso porfirista” ocasionados por la sangrienta Revolución Mexicana, pero aun así, realizó actos que ayudaron grandemente a la pacificación del país y sentaron las bases para el futuro desarrollo del mismo:

Su declaración personal: “Soy creyente”, calmó los odios de marxistas, callistas y cardenistas, que se habían lanzado contra un pueblo católico indefenso, que por cierto con la sangre de miles de hombres, mujeres y niños, resistieron heroicamente los embates de las tropas federales. Imaginemos como hubiera sido el desempeño de un presidente en lugar de Ávila Camacho, como Francisco Mújica, más comunista que Stalin, sí Ávila Camacho no hubiera dicho su famosa frase “Soy creyente”.

(Los comunistas a manera de Stalin, buscan exterminar a sus contrincantes, especialmente si son católicos; lo mismo quiso hacer en España Dolores Ibárruri, alias la pasionaria, quien hablaba de eliminar si era necesario a la mitad de España católica, para que sólo hubiera dirigentes comunistas y un pueblo español esclavizado).

Ese es el primer acierto que hay que reconocer a Manuel Ávila Camacho, primero pacificar a la nación. Buscó con ello la tan ansiada “unidad nacional”, nunca lograda en este país dividido entre masones y comunistas por un lado y católicos por el otro. Y logró por lo menos un consenso nacional para aplacar las armas. Logró el beneficio de la duda por parte del pueblo católico agredido por la Revolución. Fue una acción personal que sin duda salvó más muertes de mexicanos.

Lo benefició la entrada a México en la Segunda Guerra Mundial, tras el absurdo ataque de Submarinos alemanes a barcos petroleros mexicanos en el Golfo de México.

Ello con la complacencia del vecino yanqui, que necesitaba aliados en todas partes y desde luego el petróleo mexicano para integrarlo a su esfuerzo de guerra.

Otro acto importante aunque a futuro del Presidente Manuel Ávila Camacho, fue la creación del Seguro Social, cuyos resultados hacia los años de 1960, llegaron a que México tuviera de las mejores instituciones de Seguridad Social, no sólo del tercer mundo sino de muchos países del primer mundo, donde la seguridad social es más bien privada, es decir las unidades habitaciones “Independencia” y “Cuauhtémoc” en la ciudad de México y el Estado de México (aún en operación) fueron ejemplo en aquella época de una solución de vivienda para el país, igualmente los centros médicos en toda la república.

Otra decisión importantísima del Presidente Manuel Ávila Camacho, fue terminar con la absurda, anticatólica y anti familiar educación socialista del Presidente Lázaro Cárdenas, lo cual demuestra la practicidad política de los Presidentes de la Revolución, a partir de ese presidente. (No hay duda la casi derrota del gobierno en la guerra llamada cristera jugó un papel de primera mano en esa práctica de los gobiernos). El Presidente Manuel Ávila Camacho, atendió los requerimientos que tuvo que afrontar el país por la situación de guerra, aunque la importancia de la declaración de guerra de México, puede considerarse de escasa importancia, mínima e irrelevante. Eliminó además los pleitos que mantenían inestable al país entre los marxistas-comunistas Lázaro Cárdenas y Plutarco Elías calles. (Ambos además masones). Fue exitoso al lograr la pacificación del país. Serenó los ánimos políticos nacionales, porque sin ello sin paz pública no hubiera sido posible reiniciar la marcha del desarrollo y el progreso.

Se le pueden señalar errores, pero hizo el trabajo en la pacificación del país.

Llegó a la presidencia en 1946, el controvertido Miguel Alemán Valdés, el primer civil después de la Revolución. Los comunistas, socialistas y revolucionarios de la época lo han llenado de lodo y lo convirtieron en el exponente máximo de la corrupción; su mismo sucesor se lo dijo en la toma de posesión, pero no hay duda tuvo logros importantes, en primer lugar logró una transición pacífica del poder militar político al poder civil político, sin causar daño al país. (La creación del Banco del Ejército entre otros logros militares, nos ha dado a los militares, la factibilidad de créditos rápidos prácticamente durante toda nuestra carrera militar). Lo anterior, sólo un fino político lo pudo lograr. (Recordar los traumas aún inacabables en América Latina, por los cambios entre políticos y militares).

Por el año 2001, estuve en la casa de un descendiente de uno de los colaboradores de Miguel Alemán Valdés de apellido Lazo Margáin, hijo de Carlos Lazo Barreiro, que formó parte del gabinete Miguel Alemán Valdés, que estructuró junto con otros brillantes arquitectos, ingenieros y administradores, la infraestructura nacional que se desarrolló prácticamente durante el siglo XX. En su casa me mostró decenas de mapas e información complementaria, que me explicó prácticamente en una hora, la infraestructura en carreteras, autopistas, presas, aeropuertos, puertos marítimos, universidades, centros médicos y de salud, etcétera, mucha de la cual se ha desarrollado hasta nuestros días.

Me pregunto, cómo toda esta información no ha sido llevada a un gran museo dedicado a la infraestructura mexicana después de la Revolución. Miguel Alemán Valdés llevó a cabo algunas de esas obras, en especial, la ciudad universitaria única en el mundo, de la que han egresado centenares de miles de profesionistas que han participado masivamente en el desarrollo nacional. Sin duda su obra cumbre, nadie ni los comunistas al servicio del imperio yanqui (muchos de ellos egresados de esa universidad) podrán arrebatarle ese mérito.

Quizá lo más importante entonces, de esos mapas y documentos es que haya sentado las bases del desarrollo económico, social, turístico y educativo para los siguientes cincuenta años. Centenares de kilómetros de autopistas y carreteras, puertos y aeropuertos, centros de salud y universidades entre otros, se fueron desarrollando a través de los años en base a esos documentos del Ciudadano Lazo Margáin.

La primera autopista de México hacia Cuernavaca desde la capital del país, fue obra de Miguel Alemán. Acapulco convertido en el principal centro turístico durante años de nuestro país, también. En aquel tiempo los comunistas de banqueta, decían que Acapulco era de Miguel Alemán. Ciudad Satélite, basta visitarlo hoy, para darse cuenta del éxito de una planeación de espacio poblacional. En aquel tiempo los comunistas de banqueta decían que Ciudad Satélite era de Miguel Alemán. El Puerto de Veracruz recibió beneficios muy importantes en esa época. La creación de la Comisión del Papaloapan, solucionó con la construcción de dos presas a posteriori, las inundaciones de prácticamente toda la cuenca del río Papaloapan que incluye municipalidades, de Puebla, Oaxaca y Veracruz. Esas presas fueron: La presa Temazcal o Miguel Alemán en Oaxaca y la presa Miguel de la Madrid en el mismo estado.

Sentó las bases para el desarrollo posterior del campo, iniciando la desmantelación del ejido cardenistas improductivo, bolchevique, electorero y esclavizador del campesino, que desgraciadamente se acabó hasta el régimen del Presidente Carlos Salinas de Gortari. Pero que quedó bien definido cuando un secretario de la Reforma Agraria dijo del ejido: “No está organizado para producir, lo está para que el campesino acuda a votar en las elecciones”. El Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México como ha servido hasta la actualidad, también fue obra del Presidente Miguel Alemán. La industrialización del país, fue iniciada en ese régimen y desembocó años después, en la política de substitución de importaciones la más exitosa de América Latina y del tercer mundo.

De manera que a Miguel Alemán Valdés, se le puede acusar de que se hizo rico desde el poder, pero nadie puede quitarle los méritos que como Presidente de la República logró.

La verdadera transformación de México en el siglo XX, la lograron las mujeres mexicanas que multiplicaron por siete a la población de quince millones en 1920, a cien millones en el año 2000 y en ello, estuvo presente la seguridad social creada por Manuel Ávila Camacho. De manera que los logros de Miguel Alemán Valdés como presidente son notables. Sus puntos oscuros han sido magnificados por los comunistas, marxistas y revolucionarios al servicio del imperio yanqui, para desestabilizar al país.

La historia que televisa le ha contado a México a distancia de los distintos presidentes de la república es parcial, incompleta sesgada y de mala fe, de parte de los realizadores. Televisa pagó millones de dólares por el costo de esas miniseries a través de una entidad llamada Clío. Estas historias no las escribió televisa, las pagó televisa.

De manera que los políticos mexicanos de ahora deben tomar en cuenta esta situación, para defender su camiseta de priista. Su orgullo de priista. Los presidentes más atacados por el comunismo internacional en el siglo XX fueron: Miguel Alemán Valdés, Adolfo López Mateos, Gustavo Díaz Ordaz, Luis Echeverría y José López Portillo, a pesar de que este sentó las bases para que los rojos de México, se subieran a las instituciones del poder gubernamental hasta nuestros días, llegando incluso a gobernar la Capital de la República y varios estados del país, entre ellos Michoacán, donde tres gobiernos comunistas, lo llevaron al desastre en que todavía hoy se encuentra.

De 1940 a 1982, hubo un progreso enorme en todo el país, en desarrollo firme en lo económico, lo social, educativo, universitario, en infraestructura, incluyendo carreteras autopistas, puertos y aeropuertos. Nadie lo puede negar. Y los priistas actuales deben estar orgullosos de ello. Los comunistas mexicanos obedeciendo consignas internacionales han tratado de enlodar estas acciones, porque su deseo es arribar al poder, para convertir a México, en una Cuba miserable, o en una Venezuela desestabilizada y hundida, que caerá pronto en manos del imperio. (Sus recursos petroleros, primeros en el mundo, así lo manifiestan).

Los ataques al presidente Adolfo López Mateos fueron directos, incluyendo levantamientos armados en varias partes de la república, todos ellos de inspiración marxista, leninista y comunista. Y es que este presidente llevó el progreso de esos veinte años de gobierno estable, a alturas no conocidas en México. La seguridad social, manifestada sólo en el Valle de México en las unidades habitacionales: “Independencia” y “Cuauhtémoc”, así como los centros médicos en toda República Mexicana, fueron ejemplares para toda Latino América.

Su política internacional de apertura hacia todo el mundo, abrió las puertas para que a México le fueran asignados la Olimpiada de 1968 y el Campeonato Mundial de Futbol de 1970. Todo ello despertó el odio hacia su gobierno de parte del gobierno yanqui. La forma burda en que es tratada su administración por la revista Clío patrocinada por Televisa, sólo demuestra que esa serie fue realizada con el fin de denostar a los gobiernos exitosos de México en el siglo XX.

EL esplendoroso Museo de Antropología de la ciudad de México, el segundo más importante del mundo en su tipo, fue construido también por el arquitecto Pedro Ramírez Vázquez, en el sexenio de Adolfo López Mateos.

Adolfo López Mateos, también enfrentó al gobierno yanqui en su misma capital Washington, al contestarle a un periodista, su pregunta: ¿Cuál es el principal problema de México? Contestó: Los Estados Unidos.

Gustavo Díaz Ordaz, el Presidente más odiado de los comunistas mexicanos, fue uno de los más exitosos en el desarrollo nacional en todo el siglo XX. Parte de ese mérito lo debe de tener, Antonio Ortiz Mena, su Secretario de Hacienda, creador del desarrollo estabilizador, continuador del mismo, porque había sido iniciado con el Presidente Adolfo López Mateos.

Gustavo Díaz Ordaz, afrontó con valentía y patriotismo el llamado movimiento del 68, comunista, marxista, revolucionario, imitador de la revolución cubana (que fue imitado en toda Latino América) y sin su valentía, México se habría despeñado hacia el caos político, económico, social y gubernamental, hasta límites impredecibles.

Con Gustavo Díaz Ordaz como Presidente, México obtuvo los mejores avances en Producto Interno Bruto, de la época del llamado desarrollo estabilizador. Inició y dejó los estudios que llevaron al centro turístico de Cancún, a ser lo que actualmente es: Uno de los principales desarrollos turísticos del mundo y que se ha extendido a prácticamente toda la península de Yucatán.

Gustavo Díaz Ordaz, construyó las primeras líneas del metro de la ciudad de México que aún siguen en operación. No les pusieron rieles de mala de calidad o deficientes en su construcción como ha sucedido con el gobierno comunista de la Ciudad de México.

Gustavo Díaz Ordaz, a pesar de los comunistas mexicanos antipatriotas y obedientes al comunismo internacional de entonces, realizó en 1968, la mejor olimpiada que hasta en ese momento se había realizado en el mundo y también el campeonato mundial de 1970.

La consigna del comunismo internacional, en perfecta coordinación con el gobierno estadounidense era desestabilizar y descarrilar a México para que esos eventos no se realizaran en nuestro país. ¿Cómo era posible que un país del tercer mundo como México realizara los eventos deportivos más importantes? Si estos eventos son para las grandes potencias mundiales y para las grandes ciudades de los países ricos.

La Olimpiada de 1968, fue ejemplar para las siguientes, porque incluyó la olimpiada cultural, porque la organizaron las mejores profesionales de México, encabezados por el arquitecto Pedro Ramírez Vázquez, el más grande arquitecto mexicano del siglo XX. La película de la olimpiada una de las mejores que se han hecho sobre ese evento, ha sido enlatada por el comunismo, por el marxismo cultural que existe en nuestro país en todas las instituciones, al que yo he llamado también ambiente masónico.

El esplendor de la olimpiada en resultados deportivos, algunos de los cuales duraron 20 o 25 años en ser superados, ha sido minimizado en México, por ese marxismo cultural existente. El esfuerzo de miles de mexicanos para lograr la mejor olimpiada, ha sido ocultado, por el mismo marxismo cultural. Incluso las obras públicas en la ciudad de México, con motivo de esa olimpiada han sido abandonadas por años para que se destruyan paulatinamente.

Las obras del Presidente Gustavo Díaz Ordaz, fueron intensas en infraestructura aeroportuaria, carreteras, de salud y las conocí en mis comisiones durante 47 años en el Ejército a través de toda la geografía nacional. En los más apartados rincones de la nación, constaté obras de ese gran presidente olvidado y denostado por la historia que ha hecho desconocer su sexenio. Hasta hace pocos años, el Aeropuerto Internacional de Veracruz realizado en su sexenio como otros muchos de la red aeroportuaria nacional, tenía la fecha de la inauguración por el Presidente Gustavo Díaz Ordaz, con su precio de 29 millones de pesos y algunos pesos más.

Gustavo Díaz Ordaz, enfrentó también al gobierno yanqui por el narcotráfico, cuando le cerró las fronteras a productos mexicanos y contestó en forma contundente al dicho de ese gobierno de que México era la plataforma de narcotráfico. “Somos la plataforma porque al otro lado hay una gigantesca alberca”.

Gustavo Díaz Ordaz, dejó para la historia una frase contundente, que debe ser recordada a los comunistas mexicanos cada vez que sea necesario:
“En México existen todas las libertades menos una, la libertad para acabar con las demás libertades”.

Así ha sido en Rusia y en todos los países europeos durante el siglo XX, en donde los comunistas llegaron al poder, en Cuba y en otros países del mundo. Eso lo evitó Gustavo Díaz Ordaz con su patriotismo y ello debe ser asumido por los priistas como el logro político más importante de México en la segunda mitad del siglo XX. Gustavo Díaz Ordaz, asumió la responsabilidad histórica, ética, política y gubernamental de la respuesta de su gobierno al movimiento comunista del 68. He esperado durante casi cincuenta años que algún comunista, de la Universidad, del Politécnico, de la política, de los estudiantes, o cualquier otro diga lo mismo desde la parte del llamado movimiento estudiantil. La mayoría de los participantes, se volvieron parte del gobierno y algunos como diputados, senadores, o en otros cargos del gobierno con seguridad llegaron hacerse millonarios. Otros, que en su vida no han trabajado, pues sólo han sido gobernantes o funcionarios y que no se les conocen obras, de carácter nacional, también se han ocultado como los avestruces. Al parecer desde ese punto de vista del comunismo nadie fue responsable o no hubo responsables, de la planeación, dirección y ejecución del movimiento. Todo fue espontáneo, lo cual es inadmisible, como para aceptárselo a los comunistas, que sólo reciben consignas.

Gustavo Díaz Ordaz, fue contundente aún después de su mandato al enfrentarse a la prensa reporteril, pues cuando uno del gremio le preguntó sobre ese movimiento le contestó más o menos lo siguiente:
“Si no hubiera tomado las decisiones que tomé, en estos momentos usted muchachito no estaría preguntándome sobre el particular”.

Luis Echeverría Álvarez, Presidente de México de 1970 a 1976, diferente en carácter y personalidad a Gustavo Díaz Ordaz, también es uno de los presidentes más atacados por el comunismo internacional y desde luego por los comunistas e izquierdistas mexicanos. El pueblo mexicano que a diario busca el sustento y la obtención de un salario para mantener a su familia, no tiene obligación de conocer los logros de los presidentes de México. Pero los políticos tienen la obligación política y moral de conocerlos. Nos encontramos ante uno de los presidentes más exitosos de México por sus logros.

Comenzaré por exponer la historia, de cómo nuestro país, pasó de tener un territorio marítimo como mar territorial de 231, 813 de kilómetros cuadrados, a tener una superficie marítima de mar patrimonial de 3 millones 149 mil 920 kilómetros cuadrados. Logro de Luis Echeverría Álvarez. En este mar patrimonial se ha ampliado la pesca en todos los territorios marítimos.

En este mar patrimonial, se han descubierto millones de barriles de petróleo, a partir de la década de los 70 y hasta nuestros días. Se siguen descubriendo y se seguirán descubriendo millones de barriles de petróleo, que han servido, sirven y servirán para el desarrollo nacional. Es una riqueza inconmensurable. Con seguridad se puede medir y se podrá ir midiendo al paso del tiempo. Crece y crece constantemente.

El pasado 23 de marzo del 2017, la compañía italiana Empresa Nacional de Hidrocarburos, la primera extranjera que hace un descubrimiento de gas y petróleo en México desde 1938, anunció el descubrimiento de un importante yacimiento en el Golfo de México. La Reforma Energética del Presidente de la República Enrique Peña Nieto, lo ha permitido. Este es un logro tangible, presente y seguramente se extenderá por años hacia el futuro. Los mismos negociadores del Presidente Enrique Peña Nieto, lograron que dicha empresa italiana se comprometiera a entregar al estado mexicano el 80 % del gas y petróleo descubierto. Sin duda utilizó tecnología y equipamientos que Pemex no tiene para lograr ese descubrimiento. Entonces México recibirá el 80 % de lo descubierto y pagará a esa compañía con el 20 % de ese descubrimiento.

El decreto del presidente Luis Echeverría Álvarez sobre el mar patrimonial es uno de los documentos más importantes de la historia de México. Las actas y los documentos de independencia lograron la pérdida del territorio nacional, en más de tres millones de kilómetros cuadrados a manos del gobierno estadounidense. Las constituciones de México del siglo XIX y siglo XX, fueron agresivas contra el pueblo de México. La aplicación de la constitución de 1917, ordenada por el presidente Plutarco Elías Calles, provocó los miles de muertos olvidados, de la guerra cristera.

El decreto del Presidente Luis Echeverría Álvarez, sobre el mar patrimonial en cambio aumentó el territorio marítimo de México, en un 150 más respecto del territorio terrestre y no agredió ni al pueblo ni a su religión.

Este decreto, debería estar con letras de oro en las cámaras de diputados y senadores. Debería de estar con letras de oro en todos los congresos de los estados de la república. El comunismo internacional y sus comunistas revolucionarios mexicanos han logrado que sea completamente desconocido por el pueblo de México.

Este decreto es el siguiente:

Iniciativa de Decreto que adiciona el Artículo 27 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, para establecer una zona económica exclusiva

Artículo Único. — Se adiciona el Artículo 27 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, después del párrafo séptimo, para quedar en los siguientes términos:

Artículo 27…

La Nación ejerce en una zona económica exclusiva situada fuera del mar territorial y adyacente a éste, los derechos de su soberanía y las jurisdicciones que determinen las leyes del Congreso. La zona económica exclusiva se extenderá hasta doscientas millas náuticas, medidas a partir de la línea de base desde la cual se mide el mar territorial, excepto frente a las costas de la península de Yucatán donde la delimitación de la zona se efectuará a medida en que sea necesario, por acuerdo con los Estados interesados.

Transitorio

Único. — El presente Decreto entrará en vigor ciento veinte días después de su publicación en el Diario Oficial de la Federación.

Reitero a ustedes en esta ocasión las seguridades de mi consideración distinguida.

Sufragio efectivo. No reelección.

México, D.F., a 4 de noviembre de 1975. El Presidente Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos

Luis Echeverría Álvarez.

Naturalmente que este decreto, provocó la emisión de una nueva ley reglamentaria del párrafo octavo del artículo 27 constitucional de la zona económica exclusiva, que efectivamente fue enviada al congreso por el mismo Presidente Luis Echeverría Álvarez.

Sin embargo lo esencial de este acto trascendental en la historia de méxico, es el decreto transcrito. Este decreto además debería de estar en los
libros de texto de sexto grado de todo el sistema educativo nacional, a la edad en que el joven, es más receptivo a lo que se le está enseñando. En lugar de la educación sexual que ahora el secretario de educación ha incluido en la reforma educativa y de la cual seguramente millones de padres no se han enterado. La laxitud en educación sexual promovida por el secretario de educación Aurelio Nuño Mayer, hace que constantemente nos enteremos de los embarazos de niñas y jovencitas de primaria y secundaria, e incluso de la promiscuidad sexual, que se ha extendido hasta la prostitución, de jovencitas en las escuelas mexicanas.

La monumental Basílica de Guadalupe, fue construida por el arquitecto Pedro Ramírez Vázquez, en el sexenio de Luis Echeverría Álvarez, como un homenaje a la espiritualidad y catolicidad del pueblo de México. Es el monumento religioso más visitado del mundo, incluyendo al Vaticano.

La Central de autobuses del Norte en la ciudad de México, fue construida en el régimen de Luis Echeverría Álvarez.

El Presidente Luis Echeverría, fue llevado a juicio a instancias del sistema político mexicano penetrado por las ideas marxistas y leninistas. Nadie protestó. Fue humillado. Satanizado por el sistema satánico leninista.

Obligado a recluirse en su casa, sin poder salir de ella, porque al ser descubierto por los revolucionarios marxistas mexicanos, principalmente universitarios (a quienes les inyectan el marxismo a los 18 años cuando llegan a la universidad), en cualquier sitio público o calle mexicana lo hubieran agredido, quien sabe hasta qué grado.

Pero no fue la única gran decisión de este presidente. Recientemente el Presidente de la República, ha inaugurado, la vivienda número nueve millones del INFONAVIT. O sea cuantos millones de mexicanos, treinta o treinta y cinco millones, ocupan viviendas del INFONAVIT, creado por Luis Echeverría Álvarez.

Igualmente cuantos millones de mexicanos tienen sus muebles y enseres por parte del FONACOT, creado por éste presidente de la república.

Gigantesca fue además la obra de drenaje profundo de la Ciudad de México, la obra de este tipo más grande del mundo, realizada en su sexenio.

Y qué decir de la construcción del Heroico Colegio Militar a la salida de la carretera a Cuernavaca. Obra que debe ser conocida por todos los políticos mexicanos. El circuito interior de la ciudad de México también lo construyó en su sexenio.

La creación de Cancún como centro turístico mundial llevado a cabo por el régimen de Luis Echeverría, hizo que los comunistas lo nombrarán dueño de Cancún. Idiotez inconcebible, pero siempre apuestan a que sus dichos se olvidan o se perdonan por ser comunistas, líderes de los pobres.

No estoy haciendo un resumen de todas las construcciones hechas en estos gobiernos de la república, porque no incluyo las grandes presas hidroeléctricas del Sureste y del Norte de la república, ni los grandes puentes, ni estoy señalando las carreteras, autopistas y aeropuertos que se construyeron. Sólo estoy señalando las más emblemáticas y que bien las recuerdo.

José López Portillo, fue uno de los grandes constructores de estos sexenios exitosos de México.

Sólo nombraré algunas de esas construcciones:

– La central de abastecimientos más grande del mundo en Ixtapalapa, D.F.
– El Palacio Legislativo de San Lázaro. En donde se ha insultado por décadas por los comunistas mexicanos, la memoria de este presidente, fue construida en el sexenio de José López Portillo. Como todos sabemos es la ciudad política de México.
– La central de autobuses (TAPO) y otras en varias partes de la república, fueron construidas en el sexenio de José López Portillo.
– La Siderúrgica Lázaro Cárdenas, en Michoacán y el Puerto, ahora uno de los más dinámicos con el comercio con los países del pacífico, fue construido por el Presidente José López Portillo.

Los grandes descubrimientos petroleros y de gas efectuados en el régimen del Presidente José López Portillo, que le permitieron expresar la frase: “Hay que prepararse para administrar la riqueza”, se terminaron en 25 o 30 años, sin hacer otros descubrimientos importantes. Es indudable que el presidente se refería hacia el futuro no hacia los dos años de gobierno que le faltaban. Sin embargo esta frase ha sido utilizada por los enemigos de México para atacar al Presidente López Portillo, sin hacer caso de la temporalidad de la misma.

Los millones de pesos que sus enemigos y los comunistas le atribuían no impidieron que José López Portillo, sea el único Presidente de la República que haya sido sepultado en un panteón militar. En estos sexenios de Díaz Ordaz hasta López Portillo, destaco entre las presas del Sureste, la de Chicoasén que en su tiempo fue la más grande de América Latina, hasta ser superada por la de Itaipu en Brasil.

Si a vuelo de pájaro se pueden señalar estas grandes obras que transformaron a nuestro país en todos los órdenes, porqué la historia que se cuenta en Televisa por medio de Clío, ha reducido estos sexenios de progreso, sólo al movimiento del 68 y a la corrupción del gobierno.

No es concebible el México actual, sin el portentoso desarrollo que se ha tenido a través de estas obras monumentales. Repito no son todas, son emblemáticas, pero en las grandes ciudades de la república y en todos los estados del país, existen obras que pueden ser señaladas como favorecedoras del progreso y desarrollo, procedentes de estos sexenios. A este desarrollo se debe precisamente la inquina del gobierno
estadounidense que desde siempre ha pregonado que no permitirá un país desarrollado al Sur de su frontera.

El actual presidente pasará a la historia por muy diferentes obras de su gobierno. No las voy a enumerar todas. En cada estado del país y en cada región, hay obras extraordinarias del ciudadano presidente de la república. Esto no sucedía desde la época de José López Portillo. Tendrá en su haber como obra emblemática de su sexenio el nuevo aeropuerto internacional de la Ciudad de México. (Cuyo nombre bien puede ser aeropuerto internacional de la ciudad de México Pedro Ramírez Vázquez como ya he expuesto en un artículo anterior publicado en este mismo medio de análisis e inteligencia estratégica).

Considero que este aeropuerto y otras obras importantes en construcción, deben ser periódicamente visitadas por el presidente de la república, acompañado de senadores y diputados de las comisiones de comunicaciones y transportes y de hacienda, así como medios de comunicación, a fin de conocer los avances de las mismas que deben ser explicados por las autoridades correspondientes y los contratistas que las ejecutan. Sería notable que en una “lámina” informativa se explicaran los avances y los costos de las mismas y las compañías que las construyen. Quedaría indeleble en la mente de los mexicanos el constante avance de esas obras. Se incluiría en forma adicional en esa “lámina” información para que el público de cualquier parte de la república pudiera solicitar información, vía internet, sobre la construcción de este aeropuerto, incluyendo costos de las diferentes obras.

Se debe recordar que los gobiernos panistas estuvieron discutiendo doce años con pobladores de la región y nunca pudieron iniciar esta obra.

Otra obra excepcional es la ampliación del puerto de Veracruz que duplicará su capacidad para recibir y enviar mercancías. Pasará de 23 millones de toneladas a casi 50 millones de toneladas al finalizar el sexenio. Esta obra por estar ligada al puerto más emblemático de México, es conocida por la gran cantidad de visitantes que el mismo puerto tiene. Pero muchos habitantes del resto de la república la desconocen hay que darla a conocer.

En Veracruz hay otra obra, que es la puesta en ejecución de la terminal marítima computarizada del puerto de Tuxpan, que por ello mismo, podrá despachar o recibir mercancías por más de 20 millones de toneladas.

Desde que Luis Echeverría terminó las obras de drenaje profundo en la Ciudad de México, no se había realizado una obra para drenaje como el emisor oriente que realiza el actual gobierno de la república, con varias obras complementarias como la planta de tratamiento de aguas residuales más grande del mundo en Atotonilco, que transformará para ser empleada en diversos aspectos el 60 % de las aguas residuales del Valle de México.

El presidente Peña Nieto terminó también la autopista México-Pachuca-Tuxpan, que durante años, fue aspiración máxima en comunicaciones de los residentes, de esa parte del Golfo de México y que beneficiará sin duda a los pobladores de varios estados del oriente de México.

Constantemente el presidente de la república inaugura obras en todo el territorio nacional. Estas actividades y la supervisión de las más importantes, son las acciones más relevantes que el presidente puede hacer en lo que resta de su sexenio.

En el Valle de México y en el estado del mismo nombre el gobierno de la república ha construido carreteras, autopistas, puentes, segundos pisos, como nunca antes en la historia de estas dos entidades.

El moderno ferrocarril Toluca-Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, es una obra excepcional, porque será el primer tren rápido de nuestra historia. Esto hay que decirlo reiteradamente.

La salida de la autopista de la Ciudad de México a Puebla y la modernización de esa autopista, es una obra que es empleada por millones de mexicanos en el año.

Le quedan aún 20 meses de gobierno, en los que podrá iniciar obras emblemáticas como los trenes de vía rápida en Querétaro y en la península de Yucatán.

Hay obras importantes del presidente en Jalisco, en Nuevo León y otros estados que también deben ser visitadas para supervisar su avance.

Muy importante es un nuevo puerto en el Golfo de México en la ciudad de Matamoros, Tamaulipas, cuyo conocimiento en el resto del país es muy escaso.

Platicando recientemente con un adversario del régimen del presidente, me decía ingenuamente, que el nuevo aeropuerto internacional de la Ciudad de México lo estaba construyendo el gobierno de Miguel Mancera, por ser para la Ciudad de México. Hay mucho desconocimiento por la falta de información de esa obra.

Y por lo que se refiere al tercer punto, denominado la Aplicación de la ley, una persona excepcional por su capacidad jurídica de la LX Legislatura, el Doctor Raúl Cervantes Andrade, distinguido amigo, le corresponderá aplicar la ley para que todos aquellos que desde el poder la han violentado, sean llevados a juicio, en cualquier parte del territorio nacional en que se hayan cometido los ilícitos.

Compartir:
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!