Peña Nieto a mitad de sexenio sólo ha cumplido el 10% de sus promesas de campaña (afortunadamente)

1 voto, promedio: 5,00 de 51 voto, promedio: 5,00 de 51 voto, promedio: 5,00 de 51 voto, promedio: 5,00 de 51 voto, promedio: 5,00 de 5 (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Tienes que registrarte como miembro para valorar esto.
Cargando…
Compartir:

Enrique Peña Nieto ha cumplido sólo el 10.52 por ciento de los compromisos que firmó ante Notario Público durante su campaña electoral en 2012, según una revisión de un prestigiado diario digital, apoyada en visiones expertas. En los primeros 18 meses de gestión, Peña Nieto había entregado 4.5 por ciento y al completar dos años, había alcanzado el 4.8 por ciento de sus promesas. Peña Nieto está casi a la mitad del sexenio y para cumplir la totalidad de sus compromisos tendría que hacer válidas 44 promesas por año en promedio, una cifra que le quedó muy lejos en lo que va de la administración.

Si el mapa de compromisos se observa por ámbitos, el que más complicaciones presenta es el de la Infraestructura. El grueso de puntos comprometidos le corresponde a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, la dependencia más castigada por el recorte presupuestal con el que reaccionó el Gobierno mexicano ante la turbulencia mundial y frente a su propia desaceleración económica. Pero también se nota estancamiento en el combate a la corrupción y la pobreza. Los resultados de la Secretaría de la Función Pública que eximieron de conflicto de interés al propio Peña y al Secretario de Hacienda, Luis Videgaray en los escándalos inmobiliarios revelados el año pasado, hundieron la expectativa de la creación de una comisión anticorrupción autónoma, compromiso número uno de la lista del Presidente. Mientras, más de dos millones de mexicanos cruzaron la línea hacia la pobreza, como informamos en ediciones anteriores de este boletín, una de las promesas era volver más efectivos los programas sociales para aminorar ese mal, pero las malas decisiones económicas han provocado todo lo contrario.

En resumen: para poderle cumplir a los mexicanos la totalidad de los 266 compromisos de campaña, a un ritmo de 28 cada tres años, el Presidente necesitaría 28.5 años más o, lo que es lo mismo, 4.75 sexenios adicionales, afortunadamente para todos no los tendrá ya que con este sólo 10% de sus promesas cumplidas ya tiene al país al borde de la quiebra y la disolución social si completara todo lo que prometió sin duda el país dejaría de existir y se convertiría en un estado más de la Unión Americana.

Tal vez a pesar de todo, sean buenas noticias que el cumplimiento de las promesas del Presidente Enrique Peña Nieto está en riesgo, sobre todo por el ajuste al gasto público de 124.3 millones de pesos (mdp) con que reaccionó este año el Gobierno mexicano al complicado entorno internacional y frente a su propia desaceleración económica causada directamente por las pésimas decisiones que en todos los rubros se han tomado, principalmente en el económico.

No es que sea bueno que deje incumplidas muchas de su promesas, ya que la mayoría de ellas al menos en el papel, eran positivas como obras y acciones que en teoría mejorarían el nivel de vida de la población, pero con las consecuencias terribles para la economía nacional que han tenido las pocas promesas que sí ha cumplido, como la entrega del sector petrolero y energético a intereses privados nacionales y extranjeros y las reformas estructurales que necesitaba imponer para adaptar las finanzas nacionales ante semejante hueco, sinceramente parece positivo que no cumpla más si las consecuencias serán tan terribles como las que padecemos por las que sí ha cumplido.

De acuerdo con el Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), el crecimiento de México para 2015 será de 2.4 por ciento, una cifra que se sale del rango de 3.2 a 4.2 para este año que había puesto la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

Ello coloca varios nubarrones en la concreción de los compromisos peñistas. Como ya mencionamos la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), es la más afectada por los recortes y es justo esa en la que se concentra el mayor número de las promesas pronunciadas en campaña: 154 de las cuales, sólo ocho están cumplidas. Aunado al freno en la Infraestructura, un ámbito que también presenta complicaciones es el de la Transparencia, la Rendición de Cuentas y el combate a la Corrupción. El compromiso número uno del listado peñista es la creación de la Comisión Nacional Anticorrupción, un órgano que de lograrse, carecerá de autonomía y margen de acción, según vislumbran especialistas.

La gestión de Enrique Peña Nieto se comenzó a derrumbar ante la opinión pública nacional e internacional por las revelaciones periodísticas del equipo de Noticias MVS y de The Wall Street Journal de propiedades multimillonarias adquiridas por él mismo y el Secretario de Hacienda, Luis Videgaray Caso.

Peña Nieto se hizo de una casa de siete millones de dólares en la exclusiva colonia de las Lomas de Chapultepec y de otra en Ixtapan de la Sal, en el Estado de México. El Secretario compró otra en Malinalco, Estado de México. Las tres propiedades les fueron otorgadas mediante créditos blandos de los Grupos Higa y San Román, contratistas principales de la administración federal.

Envuelto su Gobierno en el escándalo y agobiada su credibilidad, Peña Nieto se vio orillado a nombrar en febrero de este año a Virgilio Andrade Martínez, como titular de la SFP. Le dio el encargo prioritario de investigar si hubo conflicto de interés en la adjudicación directa de contratos de obra pública a Juan Armando Hinojosa Cantú, dueño de Grupo Higa, así como a Roberto San Román Dunne, del grupo que lleva su apellido.

La llegada de Andrade recibió un sinfín de críticas que argumentaban que un subordinado del Presidente no podría, ni se atrevería a realizar una investigación desinteresada. Además, se supo que el funcionario es amigo cercano de Luis Videgaray Caso, Secretario de Hacienda, un vínculo que surgió en 1986, cuando ambos estudiaban en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM).

En el preámbulo del Tercer Informe de Gobierno se dio un resultado totalmente esperado y por lo mismo absolutamente ridículo e imposible de creer: ninguno de los funcionarios incurrió en ningún ilícito.

Para los especialistas, el hecho de que desde el Gobierno se investigaran probables actos de corrupción es un precedente que hunde las posibilidades de la creación de una comisión desconcentrada y capaz de penalizar las acciones corruptas de la burocracia mexicana de aquí en adelante. Y mientras la corrupción continúa como enfermedad en las instancias gubernamentales sin que se encuentre el antídoto, al paisaje de la pobreza se añadieron más de dos millones de mexicanos como ya hemos informado en ediciones anteriores. Uno de los compromisos de Peña Nieto fue hacer más efectivo el programa Oportunidades, el cual cambió de nombre a Progresa el año pasado, durante el Segundo Informe de Gobierno. Pero, como está demostrado en la Historia de México, el cambio de nomenclatura no dio ningún resultado. El ritmo de crecimiento del problema aumentó de 250 mil personas en 2012 –cuando Peña Nieto tomó posesión– a un millón por año. Los compromisos de Peña Nieto, en su mayoría, están enfocados en la construcción de megaproyectos que requieren dinero como carreteras, puertos logísticos y aéreos, así como ferroviarios. “México volverá a tener trenes de pasajeros”, anunció Enrique Peña Nieto antes de rendir protesta como Presidente de México.

Pero a casi tres años de aquel discurso, los planes presidenciales han topado con la falta de inversión: se requieren 90 mil mdp, una cifra superior en 18 por ciento al de la SCT. El recorte presupuestal afectó en gran medida a la construcción gubernamental. El proyecto del tren Transpeninsular Yucatán-Quintana Roo fue cancelado, mientras que el de alta velocidad México-Querétaro se pospuso pero sobre su proyecto está la amenaza de la falta de dinero. Pese a la desaceleración económica, el Gobierno peñista avanzó en la construcción de algunas autopistas, como la de Tuxpan y la Mazatlán-Durango, así como en el desarrollo de obras de libramientos y conexio-nes logísticas en El Bajío.

Sin embargo muchas de estas obras son totalmente al estilo priista como una carretera inaugurada hace unos días en el estado de Guanajuato que lleva a ningún lado porque esta inconclusa por lo tanto no se puede usar pero si se inauguró con bombo y platillo por Peña Nieto y se anotó una palomita en su lista de promesas aunque sólo sea una promesa cumplida en forma ficticia.

“Corrupción” es una de esas palabras que el Presidente de México, Enrique Peña Nieto, ha pronunciado muy poco en lo que va de su mandato. El año pasado, en el mensaje alusivo de su Segundo Informe de Gobierno, un compendio de 9 mil 748 términos, la mencionó una sola vez. Dos semanas atrás, la noche del 19 de agosto de 2014, el Presidente expuso lo que pensaba de ese concepto. En el programa “Conversaciones a Fondo”, organizado por el Fondo de Cultura Económica, Denisse Mearker –una de los seis periodistas convocados– lo cuestionó sobre cuál era la estrategia para combatir ese mal en México.El Presidente sostuvo que la corrupción es un cáncer social y un tema cultural que no es exclusivo de México. Tema estelar en el sexenio de Vicente Fox y asunto empantanado con Felipe Calderón, la Transparencia se marchita como política nacional.

Bajo el título “Rendición de cuentas y combate a la corrupción”, Enrique Peña Nieto le dedica sólo tres párrafos en su Plan Nacional de Desarrollo a este ámbito político que hace una década mantuvo a México a la vanguardia en Latinoamérica. Durante su campaña, Enrique Peña Nieto lanzó 17 compromisos en materia educativa, con los que pretendía realizar una serie de transformaciones de fondo al sistema de enseñanza nacional. Especialistas y académicos han calificado como “fallido” el sistema que recibió Peña Nieto y que funcionó durante varias décadas en México. Los más críticos sostienen que se heredó una estructura “simuladora, corrupta y mentirosa”.

La educativa fue la primera de la serie de reformas que impuso Peña Nieto, esta perseguía cuatro objetivos fundamentales: la recuperación de la rectoría del Estado, la profesionalización docente y el ejercicio transparente del gasto. También se pretendía ampliar la participación de padres de familia en la toma de decisiones. En realidad no se trató de una concesión del Presidente Enrique Peña Nieto y de la clase política, sino de una necesidad que resultaba impostergable. “Esta no es la reforma de Peña Nieto, es la reforma de un país.Porque Peña Nieto no hizo nada en el Estado de México y tampoco lo propuso en su campaña. Lo adoptó de la gente estudiosa del fenómeno educativo, entonces es una reforma de México a favor de su educación”, expresa para este observatorio, Claudio X. González, presidente de la asociación civil, Mexicanos Primero.

Por su parte las políticas implementadas por Luis Videgaray Caso, titular de la SHCP en el Gobierno de Peña Nieto, han sido un fracaso absoluto como detonador de la economía o han sido tremendamente exitosas si lo que en realidad se buscaba era paralizar la economía del país. Los compromisos en materia económica de la actual administración, estaban enfocados al cuidado de la economía familiar y a la generación de empleos.

Sin embargo, dadas las condiciones actuales que pintan un escenario negativo, derivado de la caída en los precios del petróleo, la devaluación del peso y la continua corrección a la baja del estimado de crecimiento, tendrán fuertes repercusiones en esos dos rubros que Peña Nieto se comprometió a cuidar.

A dos años de haberse aprobado la reforma constitucional y a uno de que se pusieran en marcha las leyes secundarias, la Reforma Energética ha quedado muy lejos de sus objetivos principales.

Ya sea por la caída del precio internacional del petróleo o por el desinterés de los inversionistas extranjeros, lo cierto es que la apertura del sector energético no se ha reflejado en beneficios tangibles para los consumidores. A pesar de una intensa campaña a través de spots televisivos para afirmar que han bajado las tarifas eléctricas, en los recibos de luz no se ven mejores precios para los mexicanos ni para las empresas nacionales. Por si fuera poco, la Ronda Uno para licitar la explotación de campos petroleros, con la que el Gobierno mexicano pretendía hacer historia, fue un fracaso.

De los 14 bloques para exploración y extracción de hidrocarburos que ofertó la Comisión Nacional, sólo dos [el 2 y el 7] fueron adjudicados a la empresa mexicana Sierra Oil & Gas, que participó en consorcio con Talos Energy LLC y Premier Oil PLC.

Aumentar los salarios, detener el alza en los precios de alimentos básicos, bajar el precio de la luz, útiles escolares gratuitos, becas de transporte a estudiantes, vales de medicinas, seguro de vida para jefas de familia, pensión universal para adultos mayores, apoyos para ampliación y adecuación de la vivienda, y la continuidad de programas como Oportunidades y Seguro Popular, fueron los 10 compromisos con la economía familiar de Peña Nieto, que en 2012 tuvieron mucho eco.

Sin embargo, encuestas del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) y del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), demuestran un cumplimiento débil de esos compromisos: 63.8 millones de mexicanos viven actualmente en pobreza por ingresos, es decir, es la población que se tiene un ingreso inferior a la línea de bienestar, más otros 8.5 millones que son vulnerables a la pobreza, también por el factor del ingreso. En ninguna de las grandes acciones se han registrado avances, ni siquiera significativos, los indicadores no tienen mejoras. No hay progreso en el acceso a los servicios o cosas que permitan tener un mejor nivel de vida; los indicadores económicos muestran que no hay un avance simétrico en sueldos y salarios, con respecto al nivel de vida; no se generan los empleos necesarios, los servicios básicos no son de calidad; y no hay una política adecuada para atender el trabajo informal.

En materia política, los compromisos de campaña del Presidente Peña Nieto no fueron muchos ni tampoco espectaculares. Se trata de apenas cinco puntos en un universo de 266 compromisos cuyo cumplimiento no muestra avance. Peña se comprometió a promover la eliminación de 100 diputados federales, los seleccionados por la vía de representación proporcional, mejor conocidos como plurinominales.

Este tema quedó completamente rechazado y olvidado del panorama nacional, luego de que el pasado 7 de junio se efectuaron los comicios para elegir a los 500 diputados federales que integrarán la LXIII Legislatura que se instaló el 1 de septiembre y fue el Instituto Nacional Electoral el organismo que determinó cuántas de las 200 curules plurinominales disponibles le corresponderá a cada grupo parlamentario.

El Congreso aprobó entre 2013 y 2014 la reforma política-electoral en la Constitución y en sus leyes secundarias, y se “olvidó” de incluir alguna iniciativa para eliminar a los llamados diputados y senadores “pluris”.

En cuanto al rubro de seguridad es otro ejemplo de promesas incumplidas un rotundo fracaso ya que a pesar del despliegue de fuerzas federales en todo el país tampoco ha mejorado la seguridad de los mexicanos y la percepción generalizada apoyada por las cifras es que la situación es aún peor de lo que se vivió con Calderón que fue el sexenio más desastroso en seguridad de los últimos cien años. Descarrilado su Gobierno por el caso de Ayotzinapa, en diciembre de 2014, el Presidente Enrique Peña Nieto presentó un plan de diez puntos para cimentar el Estado de Derecho como si se tratara de su primer día de Gobierno. Para expertos en este ámbito, estas medidas anunciadas sólo develaron la falta de política pública en materia de seguridad.

Édgar Cortez, coordinador del área de Seguridad Ciudadana y Justicia del Instituto Mexicano de Derechos Humanos y Democracia (IMDHD), piensa que si el Presidente guardaba silencio respecto a la Seguridad era porque intentaba desvincularse por completo de la estrategia calderonista. Pero ahora, su plan de 10 tácticas, lo vincula de manera estrecha con ese pasado de combate al crimen organizado que causó un trauma social en los mexicanos. Pero, como si se tratara de una estructura porosa, Joaquín Guzmán Loera, “El Chapo”, el mayor narcotraficante de México, se fugó del penal de El Altiplano del Estado de México el pasado julio. Aunque la versión oficial informó que la fuga ocurrió por un túnel de 1.5 metros, la versión más verídica es que “El Chapo” recibió ayuda institucional. En paralelo a la espectacular fuga, los muertos se acumulan. Los recuentos independientes revelan que la matanza en México continúa.

En todos los gremios y territorios. En lo que va del sexenio, han sido asesinados, alcaldes, activistas, periodistas y líderes de las formadas autodefensas en Michoacán. Una pregunta sigue latiendo: ¿Por qué Enrique Peña Nieto no habla de ellos, de los muertos?

La política de silencio que decidió tener desde el principio de su Gobierno continúa inquebrantable. El campo es otro rubro donde más claramente se nota el gran fracaso y desastre que le ha significado a México el regreso del peor priismo de México el del grupo Atlacomulco. En cuanto a las promesas agropecuarias de haber sido cumplidas, tendrían un impacto a nivel nacional: el incremento de la producción agropecuaria nacional, la creación de un seguro agropecuario para el combate a la sequía y la erradicación de la pobreza alimentaria.

El fracaso en el campo se debe entro otros motivos a que se trata de una política que ha privilegiado a una minoría de grandes corporaciones agroalimentarias, como Bimbo, Bachoco, Lala, Maseca, Monsanto, SuKarne y Nestlé, que concentran el 70 por ciento del presupuesto para el campo. En contraste, el 85 por ciento de los pequeños y medianos productores, dice, han permanecido desatendidos por el Gobierno. Los programas que existen para ellos funcionan con un enfoque “asistencialista” y de control político y no para impulsar su desarrollo.

Una consecuencia de este modelo es que México no consigue su autonomía alimentaria y los productores han perdido rentabilidad en su trabajo. Y ambas situaciones, a su vez, provocan que persista la pobreza y la desigualdad en el campo.

En el sector Salud, Peña Nieto signó 21 compromisos durante su campaña electoral, todos de alcance regional y todos también referentes a la construcción de infraestructura hospitalaria sin embargo serán insuficientes si no se acompañan de un plan estratégico para mejorar el servicio de atención a la salud en el país y en esto no sólo no se ha avanzado sino que el gobierno peñista está en proceso de desmantelar el sector para que al igual que el energético entregarlo a manos privadas nacionales y extranjeras que dejara sin atención a la mayoría de la población del país y esto evidencia lo alejado que está el gobierno actual de las necesidades reales que tiene el sector.

En este rubro también ha quedado demostrado que el Gobierno federal avanza en una dirección opuesta, pues para este año se destinaron 134 mil 847 millones de pesos como presupuesto para el sector Salud, apenas un 0.1 por ciento más, en términos reales, que el año anterior.

Al mismo tiempo, el ramo presupuestario del sector tuvo un recorte de tres mil 339 millones de pesos, como parte de las reducciones que la SHCP anunció a principios de año.nEn contraste, mientras al sector Salud se le recortaron esos recursos, a los partidos políticos se les asignó 2.5 por ciento más que el año pasado.

De acuerdo con el Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP), el gasto que México destina al sector Salud está muy por debajo del promedio que los países más desarrollados gastan en este rubro.

Según datos del Banco Mundial, en 2012 el 91.5 por ciento del total del gasto privado en salud en México fue desembolsado por el paciente, lo que incluyó pagos a médicos, proveedores de fármacos, dispositivos terapéuticos, entre otras inversiones. A ello se añade el desabasto de medicamentos en el sector público. Se estima que los pacientes de instituciones públicas de salud destinan 33.6 de su gasto a la compra de medicina que no surten las farmacias del sector público.

El sector de los micro-negocios también ha resentido las erráticas políticas económicas del actual gobierno mexicano. Este es el sector que genera el 81 por ciento del empleo en México y contribuye con el 52 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) nacional, según el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática. De acuerdo con los expertos, representa el 89 por ciento de la industria mexicana. Su financiamiento está basado en proveedores, pero el acceso al crédito financiero aún es limitado.

En cuanto a Ciencia y tecnología: nada se ha cumplido en lo que va del sexenio, de los cuatro compromisos ni uno solo está cumplido. Dos están enfocados a cerrar la brecha digital en México, una Agenda Nacional Digital y con ello la inclusión de la población en una banda ancha y a las tecnologías de la información. Los otros están relacionados con la creación de centros regionales.

Otro de los compromisos que sigue sin cumplirse es la creación del Centro Nacional de Tecnología Aeronáutica (CENTA) de Querétaro, cuya edificación se inició en 2013 con una inversión inicial de 120 millones de pesos. De acuerdo con el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) el CENTA abrirá sus puertas para inicios de 2016.

La cultura es otro sector abandonado por la presente administración, lo cual no es de extrañar en alguien que fue encumbrado por una televisora y que no acostumbra leer. Como candidato, Enrique Peña Nieto anunció que reduciría los índices de inseguridad a través de la cultura. Por ello, era en este ámbito donde debieron hacerse las reformas más profundas.

En resumen, las promesas de Peña Nieto fueron pensadas no para ser cumplidas sino para ser creídas por los electores y así fue, por ello, el rezago tan grande entre lo prometido y lo cumplido, ahora el temor que hay es qué consecuencias tendrá en los próximos tres años las promesas que alcance a cumplir sin con estas el país está al borde de la quiebra.

Artículo publicado en el Boletín BIIE Vol.02 No.48 – Septiembre 2015 Cuarta Semana

Nació en la Ciudad de México En 1975.

Analista político desde hace más de 23 años, ha dado asesorías estratégicas a la iniciativa privada, a las fuerzas armadas, partidos políticos, a la Iglesia y a representaciones diplomáticas.

Ha impartido cursos de religión, historia, apreciación e historia del arte, geoestratégia y política, crecimiento personal y espiritual, entre otros temas en diversas ciudades de México.

Ha escrito más de 400 artículos sobre una amplia gama de temas como: historia, economía, política, defensa de la vida, escatología, religión, arte, ciencia, tecnología, nuevo orden mundial y revisionismo entre otros temas que han sido publicados en revistas y sitios de internet de México y otros países de habla hispana de América y Europa.

Fundó hace cinco años el Boletín de Información e Inteligencia Estratégica (BIIE) que es una publicación internacional calificada como uno de los mejores y más especializados medios de inteligencia, que se publica quincenalmente, y además produce videos de conferencias, entrevistas e informes especiales con sus corresponsales de diversas partes del mundo.

Participó como ponente junto con expertos de todo el mundo en el primer Congreso Internacional Identitario en mayo de 2015 en Guadalajara, Jalisco, México.

En febrero de 2016 publicó su primer libro Iglesia Perseguida Iglesia Verdadera que fue prologado por el Doctor en Teología y Doctor en Humanidades José Alberto Villasana.

Por invitación e iniciativa de Esteban Arce, uno de los comunicadores más importantes e influyentes de México, Miguel Salinas Chávez fundó en marzo de 2017 Orgullo e Identidad Nacional Mexicana (OEINM) que es una productora de contenidos audiovisuales para crear material identitario nacionalista de México, el cual originalmente se difundió a través de los medios de comunicación abierta más importantes de México como son Televisa y Grupo Imagen, en los espacios informativos que conduce Esteban Arce y ahora además, ese contenido se difunde en su propia página web, su canal de YouTube, y ampliamente en las redes sociales con la intención de despertar y exaltar el orgullo por la identidad nacional.

Es colaborador del periódico español Gaceta.es que es uno de los más influyentes de aquél país.

Es el representante en México de Infovaticana que es uno de los sitios web más seguidos e influyentes a nivel mundial sobre temas relacionados con la Iglesia Católica.

Conduce el programa México para Iberoamérica del canal de TV argentino TLV1.

Es colaborador y el representante en México del Consorcio de Medios español Grupo Intereconomía.

Es el representante en México del canal de tv colombiano Tele Amiga.

Compartir:
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!