Francisco se descara y ordena que la Iglesia pida perdón a los homosexuales

0 votos, promedio: 0,00 de 50 votos, promedio: 0,00 de 50 votos, promedio: 0,00 de 50 votos, promedio: 0,00 de 50 votos, promedio: 0,00 de 5 (0 votos, promedio: 0,00 de 5)
Tienes que registrarte como miembro para valorar esto.
Cargando...
Compartir:

Artículo publicado en Julio 2016

En un desatino más de su muy dilatada lista de disparates y herejías, Jorge Mario Bergoglio conocido como Francisco, en uno de sus famosos vuelos de regreso a Roma, volvió a abrir la boca sin conectarla con la Doctrina, ni con la Tradición y menos aún con la Sagrada Escritura, para afirmar que la Iglesia debe pedir perdón a los homosexuales por la marginación en la que los ha tenido desde el origen mismo de la Iglesia.

Algo le ocurre a Francisco cuando vuela, ya que es durante las ruedas de prensa de sus vuelos de regreso cuando ha dicho muchos de sus peores disparates.

En el vuelo de retorno de Armenia a Roma y preguntado sobre unas recientes afirmaciones del Cardenal alemán Reinhard Marx quien dijo que la Iglesia debe disculparse con los homosexuales por haberlos marginado, Francisco afirmó que la Iglesia no solo debe pedirles disculpas, sino “perdón”, pero no sólo a ellos sino a cualquiera que pueda haberse sentido de esa forma.

Con esta declaración, Francisco acabó de avalar en todo la agenda homosexual presentando a los rebeldes a Dios como víctimas inocentes de la “cruel Iglesia” que durante casi dos mil años repitió la enseñanza de San Pablo y del Magisterio, Tradición y Doctrina: que los homosexuales pecan gravemente contra Dios y que bajo ninguna circunstancia se les puede reconocer su estilo de vida -contrario absolutamente al plan divino- como aceptable, pero esto ha cambiado con este obispo de Roma pro gay, que con cada palabra y acto dinamita fragmentos de la Doctrina, el Magisterio y la Tradición de la Iglesia.

Esta disparatada respuesta de Bergoglio, no hizo más que confirmar el desatino que dijo en la conferencia de prensa que ofreció cuando volvió de Río de Janeiro a Roma tras haber participado en la Jornada Mundial de la Juventud.

En aquella oportunidad Francisco afirmó lo siguiente: “si una persona es gay y busca al Señor y tiene buena voluntad, ¿quién soy yo para juzgar? El Catecismo de la Iglesia Católica lo explica de forma muy bella; dice que no se deben marginar a estas personas por eso; hay que integrarlas en la sociedad. El problema no es tener esta tendencia”.

En la rueda de prensa de regreso de Armenia, Bergoglio repitió en su estilo ambiguo lo siguiente: “repetiré lo mismo que he dicho en el primer viaje. Repito lo que dice el Catecismo de la Iglesia Católica. No son discriminados, deben ser respetados, acompañados pastoralmente”.

A continuación la pregunta y la respuesta completa de Francisco en la rueda de prensa en el vuelo de retorno de Armenia a Roma.

Pregunta: En los últimos días el Cardenal alemán Marx, hablando en una conferencia en Dublín sobre el mundo moderno, ha dicho que la Iglesia debe pedir perdón a los gays por haberlos marginado. Días después sucedió lo de Orlando. Muchos dicen que la comunidad cristiana tiene algo que hacer con este odio a estas personas. ¿Qué cosa piensa?

Respuesta: Repetiré lo mismo que he dicho en el primer viaje. Repetiré lo mismo que he dicho en el primer viaje. Repito lo que dice el Catecismo de la Iglesia Católica. No son discriminados, deben ser respetados, acompañados pastoralmente.

Se puede condenar, pero no por motivos teológicos, sino por motivos digamos de comportamientos políticos o por ciertas manifestaciones demasiado ofensivas para los otros, pero estas son cosas que no entran en el problema.

El problema es una persona que tiene esa condición, que tiene buena voluntad y que busca a Dios, ¿Quiénes somos nosotros para juzgar? debemos acompañar bien, eso es lo que dice el Catecismo, es claro el Catecismo.

Además hay algunas tradiciones en algunos países, en algunas culturas, que tienen una mentalidad distinta en este problema.

Creo que la Iglesia no sólo debe pedir perdón como ha dicho ese cardenal marxista (risas), no sólo debe pedir perdón a las personas gays que ha ofendido, sino que debe pedir perdón también a los pobres, a las mujeres explotadas, a los niños explotados en el trabajo, debe pedir perdón por haber bendecido muchas armas. La Iglesia debe pedir perdón por no haberse comportado muchas veces. Los cristianos, la Iglesia es santa, los pecadores somos nosotros- Los cristianos debemos pedir perdón por no haber acompañado tantas opciones…

Recuerdo que de niño en la cultura católica cerrada de Buenos Aires de donde vengo, no se podía entrar en la casa de una familia divorciada. Estoy hablando de hace 80 años. La cultura ha cambiado, los cristianos deberíamos pedir perdón, perdón, sobre muchas cosas, es una palabra que olvidamos mucho.

Esto es verdad. Muchas veces el padre patrón, y no el padre que es padre. Está el padre que bastonea y no el padre que abraza. Pero hay muchos que sí lo hacen. Están los padres de las cárceles, padres santos que no se ven porque la santidad es pudorosa.

Hay muchas organizaciones de gente buena y gente no tan buena, de gente que porque uno da una bolsa un poco grande y se mira a otro lado como hicieron las potencias internacionales con los tres genocidios.

Nosotros los cristianos, padres, obispos, hemos hecho esto, pero nosotros los cristianos tenemos a una Teresa de Calcuta y a muchas Teresas de Calcuta, hay muchos matrimonios santos. Está el grano y la cizaña. Debemos rezar al Señor para que esta cizaña termine.

Recordemos que todos somos pecadores, yo primero, de acuerdo. No solo debemos pedir disculpas sino perdón.

Lo que dice el Catecismo sobre la homosexualidad

La enseñanza católica respecto de la homosexualidad está resumida en tres artículos del Catecismo de la Iglesia Católica; 2357, 2358 y 2359. En estos artículos la Iglesia enseña que:

La homosexualidad, como tendencia es «objetivamente desordenada», que «constituye para la mayoría de ellos (los homosexuales) una auténtica prueba».

Apoyado en la Sagrada Escritura «la Tradición ha declarado siempre que «los actos homosexuales son intrínsecamente desordenados», «no proceden de una verdadera complementariedad afectiva y sexual» y por tanto «no pueden recibir aprobación en ningún caso».

«Las personas homosexuales están llamadas a la castidad» y «mediante el apoyo de una amistad desinteresada, de la oración y la gracia sacramental, pueden y deben acercarse gradual y resueltamente a la perfección cristiana».

Y en la Arquidiócesis Primada de México le reviraron a Francisco su exigencia de pedir perdón a los homosexuales y esta respuesta vino del vocero y director general de Comunicación Social de la Arquidiócesis de México, padre Hugo Valdemar que aseguró: “La Iglesia está en completa oposición al matrimonio entre homosexuales, eso no cambia, la Iglesia no está de acuerdo, la doctrina no ha cambiado, sigue firme, ésa no la ha cambiado ni el Papa, ni está sujeta a su opinión”, sostiene enfático Hugo Valdemar.

Y añadió que: “El Papa tiene razón, si a alguien ha ofendido, no sólo a los homosexuales, sino a otra persona, es un deber pedir perdón, pero en el caso de la Arquidiócesis no tenemos que pedir perdón a nadie, porque a nadie se ha ofendido, a nadie hemos insultado, a nadie hemos marginado”, asegura.

Afirma que la intolerancia no está en la Arquidiócesis, sino en los críticos de la Iglesia al poner tanto al cardenal, Norberto Rivera, como a él en la lista de los homofóbicos. “Yo los reto a que digan en qué momento, en qué frase, en qué declaración, en qué postura, tanto del cardenal como mía, hay una muestra de odio. No hay una sola, y sin embargo ellos actúan como una Inquisición”, apunta el clérigo.

Por su parte el Cardenal Norberto Rivera Carrera, Arzobispo primado de México y quien sostiene una clara animadversión con Francisco, como la tenía también con el papa Benedicto XVI, aseguró, en conferencia de prensa ofrecida en el marco de la celebración por el 50 aniversario de ministerio sacerdotal, realizado en la Diócesis de Tehuacán, Puebla que “Si yo no he ofendido a alguien, no tengo por qué pedirle perdón; si lo he hecho, mi deber es pedirle perdón. Que pida perdón quien ha ofendido”

Al hablar sobre los llamados “matrimonios igualitarios” y la adopción de niños por parte de parejas del mismo sexo, el Arzobispo de México externó que la Iglesia anuncia con alegría que el Matrimonio, entre un hombre y una mujer, es la base de nuestra sociedad y nuestra Iglesia, pues sólo las parejas conformadas por un hombre y una mujer pueden procrear y educar eficazmente. 

 “Esto no es algo sólo de la Iglesia, sino algo que está determinado por la misma naturaleza; creemos que el Matrimonio sigue siendo el punto de solución a muchos problemas. Cuando la familia se deshace, la sociedad también se corrompe. Como Iglesia, nosotros amamos y defendemos los derechos de cualquier persona, sea cual sea su tendencia, porque esa persona, en el anuncio del Evangelio, merece que se le abran caminos para su realización, porque el Evangelio es para todos, al igual que los derecho, sin importar que alguien sea asesino o ladrón”. 

En cuanto al derecho a la adopción –dijo–, creemos que el niño es el que tiene ese derecho, el derecho de crecer con un amor paterno y con un amor materno, ya que sólo así se puede desarrollar equilibradamente. “El ideal es que al niño se le cumpla su derecho de tener un padre y una madre que lo acompañen en su crecimiento”.

Sobre las recientes palabras de Francisco en el sentido de que es necesario pedir perdón a los homosexuales, el Card. Rivera Carrera externó que la Iglesia y las personas que la conforman, no sólo pueden, sino que deben pedir perdón a los homosexuales, así como a las mujeres maltratadas, a los pobres que se ha ofendido; “pero si yo no he ofendido a alguien, no tengo por qué pedirle perdón; si lo he hecho, mi deber es pedirle perdón. Que pida perdón quien ha ofendido”.

Finalmente, en cuanto al tema de la pederastia, dijo que la Iglesia siempre ha tenido una postura muy clara: no puede aceptarse que en nuestras escuelas, en nuestros colegios o en el mismo recinto sagrado, un sacerdote o un colaborador abuse de un niño, porque esa es la contradicción más grande; quien lo hace está profanando el Cuerpo de Cristo aprovechándose de su condición de líder. 

 “Lo digo con convicción: siempre he denunciado aquellos casos de pederastia que han llegado a mí, y lo he hecho con mucho dolor porque sé que los sacerdotes cometieron una falta, pero tenemos que cortar ese mal en la Iglesia. Y no sólo he denunciado, he retirado a varios sacerdotes de su ministerio, porque alguien que comete un crimen así, no puede seguir siendo sacerdote”.

En entrevista con El Financiero, al defender la idea del matrimonio tradicional, señala que éste lo “consagra nuestra Constitución, que se hizo en 1917 y que la hizo gente totalmente anticlerical”.

Dejó en claro que lo que la Iglesia condena es el acto homosexual, no a las personas homosexuales, “como al ladrón, se le condena que robe, no a la persona que roba”.

Mientras, el obispo de San Cristóbal de las Casas, Felipe Arizmendi, sucesor y discípulo del hereje y guerrillero obispo Samuel Ruiz, defiende que se realicen uniones entre las personas que lo deseen para conseguir la protección de sus derechos, pero “esa protección se logra de muchas formas, sin que a fuerza se le deba llamar matrimonio. Hay muchas otras formas posibles”.

Destaca que con su negativa a utilizar la palabra matrimonio no promueven la discriminación, sino piden se respete el concepto. “Cada quien se une con quien quiera, y esa unión debe tener sustento legal que le proteja”. Esto es lo que en este semanario hemos definido como la teología de la liberación sexual.

No hay por qué pedir perdón

En días recientes, el papa Francisco expresó ante los medios que la Iglesia católica debería disculparse con los homosexuales por la forma en que los ha tratado. Hugo Valdemar no lo considera necesario. 

Nació en la Ciudad de México En 1975.

Analista político desde hace más de 23 años, ha dado asesorías estratégicas a la iniciativa privada, a las fuerzas armadas, partidos políticos, a la Iglesia y a representaciones diplomáticas.

Ha impartido cursos de religión, historia, apreciación e historia del arte, geoestrategia y política, crecimiento personal y espiritual, entre otros temas en diversas ciudades de México.

Ha escrito más de 400 artículos sobre una amplia gama de temas como: historia, economía, política, defensa de la vida, escatología, religión, arte, ciencia, tecnología, nuevo orden mundial y revisionismo entre otros temas que han sido publicados en revistas y sitios de internet de México y otros países de habla hispana de América y Europa.

Fundó en Octubre de 2013 el Boletín de Información e Inteligencia Estratégica (BIIE) que es una publicación internacional calificada como uno de los mejores y más especializados medios de inteligencia, que se publica quincenalmente, y además produce videos de conferencias, entrevistas e informes especiales con sus corresponsales de diversas partes del mundo.

Participó como ponente junto con expertos de todo el mundo en el primer Congreso Internacional Identitario en mayo de 2015 en Guadalajara, Jalisco, México.

En febrero de 2016 publicó su primer libro Iglesia Perseguida Iglesia Verdadera que fue prologado por el Doctor en Teología y Doctor en Humanidades José Alberto Villasana.

Por invitación e iniciativa de Esteban Arce, uno de los comunicadores más importantes e influyentes de México, Miguel Salinas Chávez fundó en marzo de 2017 Orgullo e Identidad Nacional Mexicana (OEINM) que es una productora de contenidos audiovisuales para crear material identitario nacionalista de México, el cual originalmente se difundió a través de los medios de comunicación abierta más importantes de México como son Televisa y Grupo Imagen, en los espacios informativos que conduce Esteban Arce y ahora además, ese contenido se difunde en su propia página web, su canal de YouTube, y ampliamente en las redes sociales con la intención de despertar y exaltar el orgullo por la identidad nacional.

Es colaborador del periódico español Gaceta.es que es uno de los más influyentes de aquél país.

Es el representante en México de Infovaticana que es uno de los sitios web más seguidos e influyentes a nivel mundial sobre temas relacionados con la Iglesia Católica.

Conduce el programa México para Iberoamérica del canal de TV argentino TLV1.

Es colaborador y el representante en México del Consorcio de Medios español Grupo Intereconomía.

Es el representante en México del canal de tv colombiano Tele Amiga.

Compartir:

Deja un comentario

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!