La Nueva Era o New Age, ideología, filosofía y religión contraria al Cristianismo

2 votos, promedio: 4,50 de 52 votos, promedio: 4,50 de 52 votos, promedio: 4,50 de 52 votos, promedio: 4,50 de 52 votos, promedio: 4,50 de 5 (2 votos, promedio: 4,50 de 5)
Tienes que registrarte como miembro para valorar esto.
Cargando…
Compartir:

El proyecto materialista y desespiritualista que se ha echado a andar en el mundo desde hace dos siglos y medio con la creación del comunismo, y las revoluciones sociales ateas impulsadas por la masonería, que a su vez está controlada por el sionismo mundial, ha dado como fruto un desierto en el campo trascendental de los seres humanos, culminando este proyecto perverso con la implementación del sistema comunista en la Unión Soviética y en China durante el siglo XX creando las peores condiciones para los seres humanos en esas regiones y donde quiera que se implementó ese diabólico modelo social y económico.

Sin embargo como la vida espiritual es una necesidad inherente en el ser humano y no puede ser apagada la luz de la chispa divina que cada persona guarda en su interior, estos mismos planificadores del mal ofrecieron la alternativa a la tendencia natural del ser humano que es la de buscar lo divino y trascendente y llevar una vida espiritual.

Esa necesidad espiritual llegó a su cumbre con la llegada de Cristo y su doctrina la cual, a partir de ese momento, se convirtió en el más odiado enemigo para el sanedrín judío que esperaba, con la llegada del mesías, tener el dominio del mundo y someter a todas las naciones a su interés Por ser la misión de Cristo todo lo contrario a lo que ellos habían creído y esperado y por representar completamente lo opuesto a sus perversas aspiraciones, pidieron con odio diabólico la sentencia de muerte a Cristo y que su sangre cayera sobre sus cabezas y las de sus hijos.

A partir de ese momento histórico, quedó declarada la guerra entre los judíos que negaron el mesianismo de Cristo con Jesús y su Iglesia y por ello, a partir de la diáspora, los herederos de aquel sanedrín y los dirigentes judíos en cualquier parte del mundo en donde se encuentren no han cesado de crear ideologías y movimientos contrarios a la fe cristiana a lo largo de estos dos mil años.

Como mencionábamos líneas arriba, la creación del protestantismo, las revoluciones sociales, el comunismo y el ateísmo, son creaciones de este sanedrín extendido y disperso por todo el mundo pero que actúa coordinado para un mismo fin: la destrucción del cristianismo y el sometimiento del mundo a sus intereses. Después de que el mundo durante el siglo XX se saturó de estas ideologías perversas de materialismo y ateísmo, resurgió irrefrenable la necesidad de lo espiritual que no puede ser saciada con objetos o ideas.

Por ello, atajando la posibilidad de que en su búsqueda se toparan con el cristianismo, este sanedrín mundial masónico comunista creó una religión alterna que llenara las aspiraciones y necesidades, pero que contaminara todo con su ideología. Además, esta nueva corriente, revuelta con otras ideologías creadas por ellos para poder incapacitar a los que de buena fe buscaban lo trascendente, para que no pudieran distinguir ni conocer que sólo existe una sola verdad.

Esta nueva pseudo-religión fue una mezcla de paganismo y culto a la naturaleza además de gnosticismo, relativismo y prácticas orientales, el resultado: la Nueva Era o New Age.

El nombre no es gratis tiene relación directa con el fin último de todos sus esfuerzos acabar con el cristianismo.

Tomando una medida astronómica de alrededor de 25,000 años que es el llamado año cósmico es decir el tiempo que tarda el sistema solar en dar toda la vuelta a la galaxia, ese periodo de tiempo está dividido en 12 eras correspondiendo cada una a un signo zodiacal, curiosamente, la era de piscis que corresponde a estos últimos 2000 años, es decir, el tiempo en el que se ha conocido y difundido el cristianismo, ha llegado a su fin para esta nueva corriente de pensamiento y será sustituida por la era de acuario que será la era del despertar de la conciencia, por que la anterior, la cristiana, fue la era de la razón, del humanismo, del hombre y de lo corrupto, el vicio y la guerra.

Los promotores de la nueva era sostienen que, ahora, una vez dejando atrás el cristianismo, podremos entrar a la era de la evolución y de la paz del verdadero espíritu y para leerlo en propias palabras de los difusores de todas estas mentiras tomamos un texto extraído de la Gran Fraternidad Universal:

Según el Gurú Dr. José Manuel Estrada, Director General de la Gran Fraternidad Universal y Rector de los Colegios Iniciáticos de la Suprema Orden del Aquarius: “Desde el punto de vista astrológico, cada dos mil años la humanidad sale de una influencia estelar zodiacal y entra en otra. Por esta razón, la humanidad cada dos mil años, presenta rasgos de un cambio de civilización. En los actuales momentos estamos saliendo de las influencias de PISCIS y entrando en las de ACUARIUS.

A la venida de Jesús el Nazareno, la humanidad entró en las influencias acuáticas de PISCIS, primera constelación del Tercer Tiempo, llamado período del Hijo. Vemos el Cristo caminando sobre las aguas, símbolo del dominio de la Náutica por el hombre de Piscis.

También le vemos convirtiendo al agua en vino, o sea aquellas vibraciones del Sol en Piscis traerían para la humanidad el abuso de las bebidas alcohólicas. Hoy, hasta en los altares se toma vino. Con la entrada del Sol en la Constelación del Aguador, de influencia aérea, que tuvo lugar el 21 de Marzo de 1.948, se termina la era del Agua y comienza la del Aire o sea la Era del Acuarios. Es por esto que desde aquellos tiempos entró en actividad la aviación.

También es digno de observación para aquellos versados en esoterismo el hecho de que el 21 de Marzo de 1948 se presentó en Venezuela el Muy Venerable Maestre Dr. Serge Raynaud de la Ferriere, Supremo Regente de la Augusta Gran Fraternidad Universal, quién llegó como mensajero del ACUARIUS y después de fundar la Orden del mismo nombre, Orden que está implantada en el mundo entero, se retiró del mundo profano, apareciendo en el cielo de Corea con un saludo de PAZ entre dos aviones de combate. Los acuarianos del mundo lo reconocen como el Mesías de la nueva era.

Hay que recordar que 1948 también fue el año en el que terminó la diáspora de los judíos al crearse el estado artificial de Israel. Lo cual no es casual, sino todo lo contrario, es un plan bien orquestado para adormecer y confundir la conciencia, principalmente de los cristianos católicos y después la del resto de la humanidad.

El catolicismo fue, hasta antes del Concilio Vaticano II, el muro de contención contra estos planes e ideas pero, desgraciadamente después de la confusión y apertura generada por el Concilio, se filtró en la Iglesia mucha de esta corriente de pensamiento pagana y contraria al cristianismo como el ecologismo, el yoga, la meditación trascendental, la programación neurolingüística y muchas prácticas más que ahora son toleradas y en el peor de los casos promovidas dentro de las parroquias por ignorancia, en el mejor de los casos, o por complicidad en el peor de ellos.

Para la comprensión de este fenómeno contracultural puede ser muy útil el libro “New Age. El desafío”, de Gonzalo Len, sacerdote y teólogo, que lleva años estudiando este fenómeno e impartiendo conferencias y cursos sobre la materia en diversos países de América. El prólogo es de Mons. Raúl Berzosa, obispo de Ciudad Rodrigo (España) y fue editado por “Stella Maris”.

El libro aclara mucho sobre la Nueva era, una realidad muy presente en la sociedad actual. Más presente de lo que se pudiera imaginar. Hace 20 años era furor, en Estados Unidos y en otros países “industrializados”. También entre los católicos era motivo de debate y reflexión. Muchos creyeron, entonces, que se trataba de un “movimiento” que pronto iba a pasar de moda.

La realidad demuestra todo lo contrario ya que los “tentáculos” que han surgido de esta corriente llegan mucho más allá de lo que se cree. Se pueden identificar sus mensajes en películas famosas como “Harry Potter”, “Avatar” o “2012”, grupos musicales de relevancia internacional como Vangelis, Enya o Secret Garden, de autores de éxito como Paulo Coelho, de seminarios y masters e incluso de terapias de relajación y libros de pseudociencia.

La New Age no resulta inocua, como sus defensores pretender hacer creer. Porque no se trata sólo de Reiki, las flores de Bach, los ejercicios de relajación del yoga, la quiromancia, los chakras, la meditación trascendental, los cristales etc., el mensaje de fondo es mucho más sutil y peligroso ya que detrás de esas conocidas ofertas, se oculta una poderosa conspiración como hemos mencionado antes. Este fenómeno parece afectar a millones de personas en todo el mundo, la mayoría de las cuales quizás no lo sepa.

“Nueva Era”, engaños de siempre…

Los creadores de la New Age, que son los herederos de los creadores de la masonería, el comunismo y el ateísmo, ofrecieron la respuesta, sabiendo que a lo largo de la historia el hombre ha soñado con la llegada de una ‘Edad de Oro’ para la humanidad, de un mundo feliz y perfecto en el que no hubiera ni enfermedad, ni pobreza, ni guerra, ni hambre, ni limitaciones, ni divisiones, es decir, que pudiera ver el universo entero transformarse delante de sus ojos mágicamente y convertirse en algo radicalmente nuevo. Y de esta forma, librarse definitivamente de la problemática mundial que crearon los ideólogos de estas corrientes contrarias al cristianismo, que ahora ofrecen el remedio a la enfermedad inoculada.

Las ideas y los objetivos de la Nueva Era recogen elementos de las religiones orientales, el espiritismo, las terapias alternativas, la psicología transpersonal, la ecología profunda, la astrología, el gnosticismo y otras corrientes. Los mezcla y los comercializa de mil formas, proclamando el inicio de una nueva época para la humanidad. Pero, en el fondo, no parece ser más que otro intento vano del hombre de salvarse a sí mismo haciendo promesas que no puede cumplir y atribuyéndose poderes que no posee.

Y mientras, la fantasía de la Nueva Era nunca será más que fantasía, ha logrado sembrar confusión en los corazones de muchos fieles. El tema es complejo y ha llenado las páginas de muchos libros. La Nueva Era habla de muchas cosas que tocan nuestra fe: Dios, la creación, la vida, la muerte, la meditación, el sentido de nuestra existencia, etc. pero no es una religión. Toma diversos aspectos de muchas religiones y también de las ciencias y de la literatura y los mezcla con cierta originalidad para dar respuestas fantásticas a las preguntas más importantes de la vida humana.

A veces inclusive usa un lenguaje cristiano para expresar ideas muy contrarias al cristianismo. “Es universal”, es decir, todo tipo de persona puede formar parte de la Nueva Era. Sus líderes y pensadores suelen ser gente de la ‘revolución contracultural’ de los años 60 y 70 que rechazó los valores y los caminos religiosos tradicionales y los cambio por el libertinaje sexual, la cultura de la droga y de los experimentos de las comunidades utópicas. Hoy sus ideas son tan difusas que gran número de personas las comparten sin un rechazo formal y evidente de su propia cultura o su estilo de vida.

Una de las cosas más perniciosas que promueve la nueva era es el espíritu de individualismo que permite a cada cual formular su propia verdad religiosa, filosófica y ética. Pero hay algunas creencias comunes que casi todos los participantes de la Nueva Era comparten:

a) El mundo está a punto de entrar en un periodo de paz y armonía mundial señalado por la astrología como ‘la era de acuario’.

b) La ‘era de acuarioserá fruto de una nueva conciencia en los hombres. Todas las terapias y técnicas de la Nueva Era pretenden crear esta conciencia y acelerar la venida de la era de acuario.

c) Por esta nueva conciencia el hombre se dará cuenta de sus poderes sobrenaturales y sabrá que no hay ningún Dios fuera de sí mismo.

d) Cada hombre, por tanto, crea su propia verdad. No hay bien y mal, toda experiencia es un paso hacia la conciencia plena de su divinidad.

e) El universo es un ser único y vivo en evolución hacia el pleno conocimiento de sí y el hombre es la manifestación de su auto-conciencia.

f) La naturaleza también forma parte del único ser cósmico y, por tanto, también participa de su divinidad. Todo es ‘dios’ y ‘dios’ está en todo.

g) Todas las religiones son iguales y, en el fondo, dicen lo mismo.

h) Hay ‘maestros’ invisibles que se comunican con personas que ya han alcanzado la nueva conciencia y les instruyen sobre los secretos del cosmos.

i) Todos los hombres viven muchas vidas, se van reencarnando una y otra vez hasta lograr la nueva conciencia y disolverse en la fuerza divina del cosmos.

Claro que, afortunadamente, mucha gente no ha tragado este burdo engaño, ni acepta esta absurda visión de Dios, del hombre y del mundo de la Nueva Era, a lo que los new age responden que es porque su conciencia todavía no está iluminada y que su comprensión está condicionada por esquemas culturales (cristianos) que serán superados en la Nueva Era. La ventaja para los que no creemos en la nueva era, es que la realidad nos da la razón.

Por el contrario sus proponentes echan mano de testimonios de experiencias subjetivas personales que son tan imposibles de verificar como lo son de desmentir. A veces se apoyan en mitos o en leyendas de las tradiciones de los antiguos pueblos o toman datos de las ciencias y los aplican a la vida espiritual del hombre como si las mismas leyes rigiesen en ambos mundos.

Para la Nueva Era no existe cabida para el Dios que se nos reveló en Jesucristo. El Dios de la fe católica es una persona, el ‘dios’ de la Nueva Era es una fuerza impersonal y anónima. El Dios de la fe católica es Creador de todo, pero no se identifica con nada de lo creado. El ‘dios’ de la Nueva Era es la creación que poco a poco se va dando cuenta de sí mismo.

El Dios de la fe católica es infinitamente superior al hombre, pero se inclina hacia él para entrar en amistad con él. El Dios de la fe católica juzgará a cada hombre según su respuesta a ese amor. El ‘dios’ de la Nueva Era es el mismo hombre que está más allá del bien y del mal. En la Nueva Era el amor más alto es el amor a sí mismo. Aunque la Nueva Era si habla de Jesucristo para distorsionar su doctrina y su apostolado, para ellos el fue un maestro iluminado más entre muchos. Dicen que la única diferencia entre Jesucristo y los demás hombres es que

Él se dio cuenta de su divinidad mientras la mayoría de los hombres todavía no la descubren. De esta forma la Nueva Era le quita a Jesucristo su carácter único e irrepetible de Hijo de Dios y ridiculizan el hecho de que Dios se hizo hombre para salvarnos del pecado. Por lo tanto, bajo ninguna circunstancia un católico puede aceptar la doctrina de la nueva era entre las que destaca la reencarnación que es la creencia en una cadena de regresos a esta vida bajo diverso aspecto corporal.

Si fuera cierta, mi libertad sería inútil y mis decisiones, luchas, esfuerzos, sacrificios y sufrimientos en la vida no tendrían ningún valor, pues al fin y al cabo tendría que hacerlo todo de nuevo una y otra vez. Si la reencarnación fuera cierta, la pasión y muerte de Cristo no tendrían sentido y su resurrección no nos aseguraría la redención.

La resurrección es la transformación definitiva del ser humano y la entrada en la eternidad. Se muere una sola vez y a la muerte sigue la resurrección y el juicio. Como dice San Pablo: «Si nuestra esperanza en Cristo es únicamente para esta vida, ¡somos los más miserables de entre los hombres!».

Otro de los “ganchos” de este movimiento es defender, conservar y respetar el ecosistema. Lo que pretenden es alcanzar la “familia planetaria”, como lo expresa el aforismo de la Nueva Era: «La familia entera es un país sin fronteras». Hay una sacralización de la madre tierra, considerada como ser vivo y que es la diosa de la Era de Acuario, llamada Gaia entre los antiguos griegos.

A esto se debe la abundancia de grupos “ecologistas”, para divinizar las fuerzas de la naturaleza. Debido a que su adoración a la naturaleza es el centro de su “teología”, gran número de brujos se adhieren y promueven el movimiento ecologista, sus iniciativas son entre otras: plantar un número de “árboles sagrados”, impulsar campañas para concienciar a la población de realizar prácticas ecológicas y hacer ver el planeta como “la madre que está siendo violada” y se presiona para lograr de los gobiernos de todo el mundo una legislación que disminuya la población humana y limite el desarrollo tecnológico para sanar el planeta.

Pero la ‘Nueva Era’ no solo es ideológica, sino también abarca la música que se inspira en algunos temas de gran interés para esta ideología: la naturaleza, las religiones de los pueblos antiguos, las culturas orientales, etc. Suele ser música instrumental, mezclada con sonidos naturales, a veces muy repetitiva, otras veces sin melodía ninguna. La música ‘Nueva Era’ es como cualquier otra música: una combinación de sonidos más o menos agradable al oído.

Lo que podría hacerla ‘mala’ seria algún contenido dañino (la letra) o algún uso irresponsable de la música para ayudar inducir un estado alterado de conciencia; para provocar sentimientos negativos, etc., como ha sido el caso del rock que durante 60 años ha sido un medio muy efectivo de programación de millones de jóvenes de todo el mundo para que acepten a través de letras y ritmos, ciertas conductas que precisan quienes buscan imponer un gobierno mundial sin oposición.

Para ello la música ha sido una de sus armas más efectivas para el adormecimiento de la conciencia y aceptar todo lo degradante. La música y el sonido son ondas energéticas como la luz y la electricidad, por ello una de las ideas básicas de la Nueva Era es que toda la realidad visible, el hombre incluido, se reduce a una ‘energía cósmica’.

Según eso, mientras el cosmos esté en fase evolutiva, su energía se manifiesta de muchas formas: una piedra, el viento, la mente humana, etc. Supuestamente hay cosas, lugares y ejercicios que pueden aumentar nuestra capacidad y nuestro control de esta energía como llevar puesto un cristal de cuarzo, visitar una pirámide u otro ‘lugar sagrado’ el día del equinoccio primaveral, realizar ciertas posturas del yoga, etc. Los programas de control mental, sanación y auto-superación son parte fundamental del adoctrinamiento de la Nueva Era, aunque algunos programas enseñan simples técnicas de relajamiento, concentración, memoria o fortalecimiento de la voluntad que producen resultados inmediatos en sus clientes.

A estas técnicas, que no tienen nada de extraordinario, las revisten de un lenguaje pseudo-científico y las ponen como un gran descubrimiento o un secreto de la sabiduría antigua. Frecuentemente se pasa de una terapia psicológica o emocional al mundo espiritual, incorporando elementos del panteísmo, del gnosticismo o de la espiritualidad oriental sin prevenir al cliente. A los resultados más modestos en el campo humano se les atribuye un carácter sobrenatural. De ahí se convence al cliente de sus ‘poderes especiales’, su ‘conciencia iluminada’, o de cualquier cosa.

Lo peor es que algunos de estos programas se presentan como un complemento excelente al cristianismo cuando, en el fondo, se basan en conceptos incompatibles con la fe católica. Por lo que para atraer a estos practicantes religiosos bien intencionados, la Nueva Era no tiene ningún reparo en mezclar formas religiosas de tradiciones muy diversas, aun cuando hay contradicciones de fondo. Hay que recordar que la oración cristiana se basa en la Palabra de Dios, se centra en la persona de Cristo, lleva al diálogo amoroso con Jesucristo y desemboca siempre en la caridad al prójimo.

Las técnicas de concentración profunda y los métodos orientales de meditación encierran el sujeto en sí mismo, le impulsan hacia un absoluto impersonal o indefinido y hacen caso omiso del evangelio de Cristo. El yoga es, en su esencia, un ejercicio espiritual y corporal nacido de la espiritualidad hindú. Las posturas y ejercicios, aunque se presentan como un simple método, son inseparables de su sentido propio en el contexto del hinduismo.

El yoga es una introducción a una tradición religiosa muy ajena al cristianismo. Pero esto sería lo de menos, lo grave es que el mismo demonio ha revelado, bajo orden en diversos exorcismos, que muchas de las posturas y ejercicios del yoga, propician la infestación demoniaca y muchas de ellas son abiertamente invitaciones al demonio para que entre en quienes las practican. Por lo que es absolutamente peligroso practicarlo e incompatible con el catolicismo y cristianismo.

La Nueva Era da tanta importancia a la astrología, al horóscopo, al tarot, al contacto con los espíritus, etc., porque las antiguas técnicas de adivinación y el espiritismo siempre han provocado la curiosidad de la gente por lo que la Nueva Era ha provocado un renacimiento del interés en el ocultismo, la magia, y la astrología.

Son corrientes que pretenden dotar al hombre de poderes mentales y espirituales sobrenaturales y colocarlo como dueño absoluto de su propio destino. La Nueva Era borra las distinciones entre materia y espíritu, entre lo real y lo imaginario, entre lo posible y lo imposible. Pero ningún esfuerzo de la Nueva Era logrará conciliar el ocultismo, el esoterismo o el espiritismo con la fe y la vida del católico. Las principales organizaciones internacionales que difunden la ideología de la Nueva Era y que operan en el mundo entero son:

a) La Sociedad Teosófica: fundada en 1875 en Nueva York por la judía rusa Helena Petrovna Blavatsky (1831-1891), espiritista y médium. Su doctrina es una mezcla de espiritismo, ocultismo, principios gnósticos y espiritualidad oriental. Las creencias principales del la Sociedad incluyen la reencarnación, la comunicación con maestros desencarnados, el yoga, la astrología.

b) La Nueva Apoliscró: ‘fundada en Argentina en 1957 por Jorge Angel Livraga. Es un grupo ocultista y gnóstico inspirado principalmente en los escritos de Blavatsky y una mezcla de los conceptos de pensadores antiguos. Sus miembros buscan un estado espiritual superior a través de sugestivas ceremonias de iniciación y la utilización de muchos símbolos y ritos típicos de grupos paramilitares.

c) Control Mental Silva: fundado en Laredo, Texas, en 1966 por José Silva (n.1914), consiste en cursos breves de técnicas de control interno y concentración por las que se busca controlar las ondas mentales hasta alcanzar la Sobre-Conciencia, o el dominio total de sus estados mentales. El método contiene elementos de espiritismo y sutilmente lleva sus practicantes al panteísmo.

Maneja muchos conceptos fundamentales de la Nueva Era y centra la esperanza de salvación en los poderes mentales del hombre. A pesar del hecho de que muchos de los maestros del método hablan un lenguaje ‘cristiano’ y aseguran a sus clientes que el método les ayudará en su vida espiritual hay elementos substanciales del programa que son incompatibles con la fe católica.

Últimamente la organización Silva en México se ha dedicado a recabar firmas de sacerdotes y monjas que aprueban el método para facilitar su promoción en ámbitos católicos.

d) La Meditación Trascendental: fundada en 1958 por Maharishi Mahesh Yogi en India pero no se popularizó hasta 1967, gracias a la publicidad ofrecida por los Beatles y otros artistas famosos de la contra-cultura de los años 60. En su doctrina, que nace del hinduismo, se busca la iluminación de la conciencia por la reflexión personal mediante la repetición de mantras (palabras sagradas) y ritos religiosos. Implícitos en las enseñanzas de la MT son el rechazo de doctrinas esenciales al cristianismo (un Dios personal, la Encarnación, la Resurrección, etc…) la veneración del Maharishi y del Guru Dev como santos y mensajeros divinos.

e) La Gran Fraternidad Universal, de la cual ya dábamos cuenta antes y que, como mencionábamos, fue fundada en 1948 en Caracas por el francés Serge Reynald de la Ferrière (1916-1962), quien era muy activo con grupos de teosofía, astrología y la masonería. Su doctrina se basa en prácticas astrológicas, esotéricas y ocultistas, y afirma que todas las religiones son iguales, aunque favorece creencias y prácticas hindúes. Presenta un sincretismo religioso que apela a una ciencia superior que es la verdadera base de toda religión.

f) La Iglesia de la Cienciología / Dianética: fundada por L. Ron Hubbard (19111986), novelista de ciencia-ficción que en 1950 publicó Dianética: La ciencia moderna de la salud mental, un manual de autoconocimiento y desarrollo de potencialidad humana basada en el análisis de experiencias previas al nacimiento. Las asociaciones de médicos más prestigiosas de los EU han condenado repetidamente las teorías y las terapias de la Dianética como totalmente carentes de bases científicas y dañosas para la salud mental.

Su teoría es que todos los males humanos son causados por ‘engramas’ o cargas negativas que se graban en lo inconsciente del hombre y provocan estragos continuos. Para librarse hace falta una ‘audición’ de parte de un experto que recomendará una serie de cursos que supuestamente llevará al cliente al estado de ‘claro’ o libre de ‘engramas’. La reencarnación y las experiencias extra-corporales forman parte de la doctrina de la secta.

Hubbard también tiene escritos que atacan duramente al cristianismo. La Iglesia de la Cienciología ha sido definida como una secta destructiva y belicosa y sostiene muchas asociaciones de carácter social y humanitario para lograr mayor aceptación en la sociedad, por ejemplo: Narcanon y la Comisión Ciudadana de los Derechos Humanos.

Nació en la Ciudad de México En 1975.

Analista político desde hace más de 23 años, ha dado asesorías estratégicas a la iniciativa privada, a las fuerzas armadas, partidos políticos, a la Iglesia y a representaciones diplomáticas.

Ha impartido cursos de religión, historia, apreciación e historia del arte, geoestratégia y política, crecimiento personal y espiritual, entre otros temas en diversas ciudades de México.

Ha escrito más de 400 artículos sobre una amplia gama de temas como: historia, economía, política, defensa de la vida, escatología, religión, arte, ciencia, tecnología, nuevo orden mundial y revisionismo entre otros temas que han sido publicados en revistas y sitios de internet de México y otros países de habla hispana de América y Europa.

Fundó hace cinco años el Boletín de Información e Inteligencia Estratégica (BIIE) que es una publicación internacional calificada como uno de los mejores y más especializados medios de inteligencia, que se publica quincenalmente, y además produce videos de conferencias, entrevistas e informes especiales con sus corresponsales de diversas partes del mundo.

Participó como ponente junto con expertos de todo el mundo en el primer Congreso Internacional Identitario en mayo de 2015 en Guadalajara, Jalisco, México.

En febrero de 2016 publicó su primer libro Iglesia Perseguida Iglesia Verdadera que fue prologado por el Doctor en Teología y Doctor en Humanidades José Alberto Villasana.

Por invitación e iniciativa de Esteban Arce, uno de los comunicadores más importantes e influyentes de México, Miguel Salinas Chávez fundó en marzo de 2017 Orgullo e Identidad Nacional Mexicana (OEINM) que es una productora de contenidos audiovisuales para crear material identitario nacionalista de México, el cual originalmente se difundió a través de los medios de comunicación abierta más importantes de México como son Televisa y Grupo Imagen, en los espacios informativos que conduce Esteban Arce y ahora además, ese contenido se difunde en su propia página web, su canal de YouTube, y ampliamente en las redes sociales con la intención de despertar y exaltar el orgullo por la identidad nacional.

Es colaborador del periódico español Gaceta.es que es uno de los más influyentes de aquél país.

Es el representante en México de Infovaticana que es uno de los sitios web más seguidos e influyentes a nivel mundial sobre temas relacionados con la Iglesia Católica.

Conduce el programa México para Iberoamérica del canal de TV argentino TLV1.

Es colaborador y el representante en México del Consorcio de Medios español Grupo Intereconomía.

Es el representante en México del canal de tv colombiano Tele Amiga.

Compartir:
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!