In Memoriam – Nuevo Orden Mundial, lobby gay, segunda venida de Cristo, los desafíos para una Iglesia Católica que no lo comprende del todo

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando...
Compartir:

El padre Juan Claudio Sanahúja, operador de Noticias Globales, nos da una visión del Nuevo Orden Mundial y de la conducta dentro de la Iglesia Católica al respecto. Lo publicamos porque da una visión de las tramas conspirativas que están transformando violentamente la civilización.

Presentamos un resumen de la entrevista que le realizó Infovaticana, donde explica que a raíz de la agenda de la ONU se está imponiendo una sociedad sin Dios, al que los católicos aún no han sabido responder adecuadamente.

Esterilidad, destrucción de la familia, homosexualidad, ecologismo

La Organización Mundial de la Salud estableció, a principios de los 90, que el ciudadano del Nuevo Orden Mundial es el adulto sano y productivo. Los que son o puedan llegar a ser sanos y productivos, son los únicos que tienen derechos humanos.

Todos los que no alcancen ese estándar hay que dejarlos al margen de la historia, evitar que nazcan; y si nacen, no invertir en su bienestar. Desde ese punto de vista se podría decir que los esfuerzos de la ONU se pueden sintetizar en la palabra “esterilidad” o, mejor, “esterilidad selectiva”.

Respecto a la incorporación de la mujer a la vida profesional es evidente. Desde la Conferencia de Dacca, en 1969, figura en los planes de la International Planned Parenthood Federation.

Las conclusiones de esa conferencia dicen: “alterar la imagen de la familia, volcando a las mujeres al mercado laboral”. Por supuesto, que también en esas conclusiones figura “el alentar la homosexualidad”. Llevan casi 50 años trabajando con esos objetivos

Por otro lado, para la ONU y otras organizaciones, el ecologismo es un buen sucedáneo. Por ejemplo, no se le puede decir a la gente que no existen los 10 Mandamientos sin sustituirlos por algo. Con la presión de los medios de comunicación pueden inculcarle que una persona que cuide de no arrojar papeles en la calle, diferencie la basura o se alimente de determinada manera, que se haga solidaria con el mundo, con las generaciones futuras, en definitiva, que está cuidando la Tierra, que en su lenguaje quiere decir está justificado. Y así, la tierra ocupa el lugar de Dios.

El plan del gobierno mundial

Los planes de gobierno mundial, en los que la masonería tiene un papel importante, vienen desde finales de la Primera Guerra Mundial o quizás de poco antes.

En esos planes se integran una cantidad enorme de lo que se puede llamar mesas de consenso, el sionismo puede influir en alguna ellas.

Habría que mirar en las redes de organizaciones no-gubernamentales que marcan la agenda de la ONU, y por ejemplo, en el Club de Madrid, el Club de Budapest, el grupo The Elders, las mesas de consenso relacionadas con la Carta de la Tierra, el grupo Bilderberger, la organización multireligiosa Religiones para la Paz, y la United Relgions Iniciative, el Foro sobre el Estado del Mundo, la Comisión de Gobernabilidad Global, y por supuesto, el Consejo de Relaciones Exteriores, la Unión Internacional de Parlamentarios, y podríamos seguir.

En todas tiene un papel importante la masonería, alguna de estas organizaciones son más dialogantes que otras, pero todas tienen la misma finalidad: concentrar el poder en pocas manos aboliendo las soberanías nacionales e instrumentalizar las religiones, es decir, ponerlas al servicio de sus propios dictados.

¿Católicos complacientes?

Citando a Mons. Luigi Negri, Arzobispo de Ferrara: Amplísimos sectores católicos están minados por

“demasiado irenismo que los atraviesa desde hace décadas, por el cual la preocupación fundamental no es nuestra identidad sino el diálogo a toda costa, estar de acuerdo con las posiciones más distantes”.

“Este respeto de la diversidad de las posiciones culturales y religiosas, sostenido por la idea de una sustancial equivalencia entre las diversas posiciones y religiones, es el que hace perder al catolicismo su absoluta especificidad. Un irenismo, un aperturismo, una voluntad de diálogo a toda costa, que es recompensada de la única manera en que el poder humano recompensa siempre estas desordenadas actitudes de compromiso: el desprecio y la violencia”.

El peligro está en la situación interna de la Iglesia y no fuera. San Josemaría Escrivá decía,

“si el mundo está en tinieblas, es porque la Iglesia ha dejado de ser luz”.

Hay una exagerada búsqueda de “signos de los tiempos”, generalmente contrarios a la doctrina católica. En lugar de procurar la conversión de las personas, de uno en uno, pretenden que la doctrina se adapte a esas situaciones como el caso de los divorciados vueltos a casar. No digamos nada de los homosexuales, que parecerían intocables.

De modo acrítico se acepta cualquier cuestión como verdadera: las supuestas cifras catastrofistas de los ecologistas; las falsedades sobre el número de muertes por aborto; o sobre el contagio de SIDA. Lo que lleva, también acríticamente, a hacer causa común detrás de metas inicuas como son los Objetivos del Milenio para el Desarrollo y la futura agenda para el desarrollo sustentable o sostenible.

De una u otra manera, hay en la Iglesia infiltrados y “tontos útiles”.

Lobby homosexual

Respecto al lobby gay, Sanahúja dice que lo hemos dejado crecer, en gran parte, nosotros. Es inaudito que hoy, en muchos ambientes, no se pueda decir que la homosexualidad es una tendencia “objetivamente desordenada”, como dice el Catecismo de la Iglesia Católica en el n°2358. Y prácticamente se ocultan los documentos de la Iglesia que comienzan con la Declaración Persona Humana de 1975, bajo el pontificado de Pablo VI, en adelante.

A la vez, se relajó la disciplina eclesiástica. Ciertas jerarquías católicas dejaron que personas con esa tendencia se ordenaran sacerdotes o accedieran a cargos de cierta responsabilidad en la estructura eclesial, en la catequesis, en los colegios católicos, etc. Y así, se fue extendiendo una especie de mala tolerancia, de falsa caridad, que nos ha llevado a la situación actual.

Por supuesto, que además existe la presión exterior a la Iglesia para aceptar ese tipo de comportamientos. El cardenal Ratzinger lo advertía en 1995, diciendo que había grupos de presión que pretendían cambiar la opinión pública para que la homosexualidad fuera considerada una forma normal de sexualidad y, a la vez, exigían que la Iglesia revirtiera su juicio sobre ella. Esos grupos, decía el cardenal, acusan de discriminación a todos los que no estuvieran de acuerdo con ellos.

Y Sanahúja aconseja leer, el número 675 del Catecismo de la Iglesia Católica, en el que se habla de la segunda venida de Nuestro Señor Jesucristo.

“Antes del advenimiento de Cristo, la Iglesia deberá pasar por una prueba final que sacudirá la fe de numerosos creyentes. La persecución que acompaña a su peregrinación sobre la tierra desvelará el ‘misterio de iniquidad’ bajo la forma de una impostura religiosa que proporcionará a los hombres una solución aparente a sus problemas mediante el precio de la apostasía de la verdad”.

No dice que estemos en vísperas de la segunda venida de Cristo, pero este texto ayuda a ubicarse; ayuda a pensar que no estamos destinados para lo que los hombres llaman éxito o para ser aclamados por las multitudes.

Nuestro triunfo es otro, es unirnos a la Cruz de Cristo, configurarnos con Él, y después de la muerte, llegar al Cielo. Nuestra esperanza está en la Cruz y la Resurrección.

Juan Claudio Sanahuja, sacerdote católico defensor del derecho a la vida, crítico de los planes de la masonería y del Nuevo Orden Mundial, nació en Buenos Aires en 1947. Estudió Ciencias de la Información en la Universidad de Navarra. Cursó estudios de Teología en Roma, y obtuvo el grado de Doctor en Teología en la Universidad de Navarra en 1973. Fue ordenado sacerdote en 1972 y pertenece al clero de la Prelatura del Opus Dei. Es profesor del Studium Generale de la Prelatura del Opus Dei en Argentina.

En enero de 2011, Benedicto XVI le otorgó el título de Capellán de Su Santidad, por su trabajo en favor de la vida y la familia, al que se dedica desde hace más de treinta años.

Editor de Noticias Globales desde 1998, Director del boletín Noticias Globales y Notivida,  y autor de los libros: El Gran Desafío. La Cultura de la Vida contra la Cultura de la Muerte. El Desarrollo Sustentable. La Nueva Ética Internacional. Y Poder Global y religión universal.

Compartir:

Deja un comentario

dos + catorce =

  Acepto la Política de Privacidad

Información sobre protección de datos

  • Responsable: BIIE
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Su consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: contact@biie.org
  • Información adicional: Más información en Política de Privacidad
Este formulario recopila su nombre, correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revise nuestra Política de Privacidad, donde encontrará más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos sus datos.

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!