Magno Acto de desagravio, consagración y toma espiritual de la Ciudad de México

3 votos, promedio: 5,00 de 53 votos, promedio: 5,00 de 53 votos, promedio: 5,00 de 53 votos, promedio: 5,00 de 53 votos, promedio: 5,00 de 5 (3 votos, promedio: 5,00 de 5)
Tienes que registrarte como miembro para valorar esto.
Cargando…
Compartir:

El pasado 10 de diciembre se llevó a cabo un acontecimiento histórico en la Ciudad de México, capital del segundo país con más población católica del mundo después de Brasil.

Gracias a la iniciativa de un grupo de líderes católicos de México, se organizó un magno acto de desagravio, consagración y la toma espiritual de la Ciudad de México, todo ello encabezado por el actual padre espiritual de la nación mexicana el cardenal jalisciense Don Juan Sandoval Iñiguez, arzobispo emérito de Guadalajara, arquidiócesis que él convirtió en la más importante del mundo durante su gobierno, en cuanto al número de vocaciones y ordenaciones sacerdotales anuales, convirtiéndola en el semillero de la Iglesia universal.

Además el cardenal Sandoval es el artífice de que los Santos Mártires cristeros y héroes de la guerra por la defensa de la fe de 1926 a 1929, llegaran a los altares y fueran debidamente dignificados por la Iglesia del mundo entero, sirviendo de ejemplo y modelo en los tiempos en los que la Iglesia enfrenta la prueba más dura de su existencia al enfrentarse a sí misma.

Por ello, el cardenal Sandoval era la persona más adecuada para que llevara a cabo este magno acto que se inserta en la misma línea de dos acontecimientos previos que se realizaron en diciembre de 2014 y mayo de 2015, en la Ciudad de México y San Luis Potosí respectivamente. Estos actos fueron el 12 de diciembre en la Catedral Metropolitana de la Ciudad de México, la consagración nacional del país al Sagrado Corazón de Jesús e Inmaculado Corazón de María y en mayo del año siguiente, en San Luis Potosí, el magno exorcismo que se realizó a puerta cerrada en la Catedral de dicha ciudad.

Ambos actos fueron promovidos por el mismo grupo de líderes católicos que organizaron el magno evento del pasado 10 de diciembre.

La motivación de la consagración y el magno exorcismo, así como el gran acto de desagravio y toma espiritual, obedecen a la necesidad de reconocer públicamente que el mayor de los delitos y crímenes que las leyes mexicanas han permitido y promovido en su historia, es el grave pecado del aborto que ha traído como consecuencia que las puertas del infierno se abrieran de par en par y nuestra nación sea asolada y azotada por la mayor infestación demoniaca de su historia, trayendo como consecuencia directa la mayor ola de violencia y delincuencia que ha padecido nuestro país en “tiempos de paz” es decir, sin que haya una guerra abierta y declarada.

Esta vorágine de muerte, violencia y delincuencia sin precedentes que se ha cernido sobre nuestro territorio a lo largo de los últimos diez años, se debe a que el gobierno de la Ciudad de México, encabezado entonces por Marcelo Ebrard, impulsó la iniciativa de legalizar el abominable crimen del aborto con la complacencia y tolerancia del presidente de México en turno, Felipe Calderón, que no tuvo las agallas, ni la autoridad moral, ni política para impedirlo y además, la mayoría de los obispos de México guardaron un silencio cómplice y cobarde ante este delito y pecado que clama al cielo.

El cardenal Sandoval fue la voz más fuerte y clara que se alzó de parte de la jerarquía católica mexicana para denunciar y oponerse a esta aberración, recibiendo como consecuencia dos intentos de asesinato por envenenamiento y una denuncia penal de parte del jefe de gobierno de la Ciudad de México, la cual finalmente perdió en los tribunales ante el cardenal Sandoval.

Este es el antecedente por el cual, organizaciones de laicos católicos tomaron la iniciativa que debería de haber sido liderada por la Conferencia del Episcopado Mexicano encabezado por el actual arzobispo de Guadalajara, cardenal José Francisco Robles Ortega, que no solo no participó en el acto del 10 de diciembre, ni se involucró de ninguna manera, sino que fue omiso en convocar a los obispos del país para sumarse a esta iniciativa de alcance nacional.

Aunque esta postura negativa y contraria a lo que se esperaría de un pastor con la responsabilidad del cardenal Robles Ortega no debería sorprender si recordamos que en el caso de su propia arquidiócesis, él ha dejado a su suerte y a la deriva a su grey en la defensa de la fe ante la blasfema imagen del sincretismo que fue mandada colocar por Enrique Alfaro, aspirante a la gubernatura del Estado de Jalisco, cuya capital es precisamente Guadalajara, y dicha imagen insulta a la sagrada imagen de la Virgen de Guadalupe, aunque para el cardenal Robles es una “digna” manifestación de arte que se debe respetar, como ya hemos informado anteriormente en este medio en otros artículos al respecto.

El magno acto de desagravio, consagración y toma espiritual del 10 de diciembre se realizó en su primera parte en el estadio de futbol del equipo capitalino Cruz Azul, cuyos propietarios del inmueble lo prestaron para que ahí se realizara el acto que contó con testimonios de una ex representante de la mayor cadena abortiva del mundo Planned Parenthood, así como de un exprotestante que se convirtió al catolicismo. El acto fue conducido por el comunicador católico Roberto O’Farrill que es uno de los organizadores y mayores promotores de este histórico acontecimiento.

Previo a la misa el grupo de Heraldos del Evangelio, fundado en Brasil, realizaron una procesión solemne con una imagen de la Virgen de Fátima a la cual, al final del recorrido coronaron. Y a las 12 del medio día, el cardenal Sandoval celebró la Santa Misa para los más de 20,000 asistentes que se dieron cita en esa gélida mañana.

En su vibrante y enérgica homilía, el cardenal Sandoval afrontó con valentía los temas más sensibles y prohibidos por los medios de comunicación, la clase política y la jerarquía católica mencionando que: “los pecados que se están cometiendo en México, como el aborto, la corrupción, la criminalidad y la ideología de género provocan las “correcciones paternales” o “castigos temporales”, que debe hacer Dios a través de la naturaleza, y en tal sentido preguntó si serán casualidad dos 19 de septiembre en esta ciudad.

El cardenal Sandoval Íñiguez, aseguró que la violencia que ejerce el crimen organizado, es el castigo de Dios por el aborto ya que así como se destrozan fetos mediante el aborto, el crimen organizado descuartiza personas en medio de la escalada de violencia y criticó las leyes que avalan la interrupción del embarazo.

“Este es un acto de desagravio en el que venimos a hacer una confesión de culpa, a reconocer nuestros pecados delante del Señor, y a pedirle misericordia y perdón. Venimos a decirle, Señor hemos pecado contra ti, y cometido la maldad que aborreces; perdona a tu pueblo y aparta de nosotros el castigo que merecemos.”

“La Ideología de Género con su paquete de perversiones, atenta contra la familia y la vida, con la finalidad no confesada de arruinar a los pueblos, subyugarlos y saquearlos. Sin metas ni familia nuestra patria no tiene futuro… Perversa Ideología de Género impuesta desde afuera, pero que encuentra entusiastas promotores y mercenarios dentro de nuestro país”.

“Hemos pecado contra ti, ante todo con el crimen más tremendo y más grave y más cruel, el del aborto practicado a lo largo y ancho de nuestra patria, a veces con el consentimiento de leyes inicuas, y a veces ocultamente, furtivamente, pero siempre con crueldad con alevosía y ventaja contra el inocente, el indefenso”.

“Muchos miles de inocentes son asesinados constantemente en el vientre de sus madres y como contrapartida, y en castigo de este crimen, el crimen organizado mata, descuartiza a sus víctimas, igual que se destrozan los niños en el seno materno”.

“Hemos pecado señor admitiendo y promoviendo la ideología de género, que con su paquete de perversiones atenta contra la familia y la vida, con la finalidad no confesada de arruinar a los pueblos, subyugarlos y saquearlos. Sin metas ni familia nuestra patria no tiene futuro.”

“Perversa ideología de género impuesta desde afuera, pero que encuentra entusiastas promotores y mercenarios dentro de nuestro país”.

También recordó que “hace algunos días en la ONU, tristemente México votó contra la familia y la vida y a favor de los pretendidos derechos sexuales de los niños sustrayéndolos a la autoridad de sus padres”.

Además enlistó otros pecados de los habitantes y de los gobiernos: “Hemos pecado mucho con la corrupción de las personas, de nosotros mismos, y de las instituciones y alcanza ahora niveles antes nunca vistos. Fabulosos saqueos de los recursos públicos de los bienes de la nación, falta de justicia en los tribunales, complicidad con el crimen organizado y salarios de miseria”.

“La consecuencia inevitable de esta corrupción es el empobrecimiento de gran parte del pueblo mexicano y sus inevitables secuelas de hambre ignorancia enfermedad y muerte”.

El Cardenal lamentó la existencia de un relativismo que socava la moral.

“Hoy queremos ser libres realizarnos por nuestra cuenta sin que nadie nos tenga que decir lo que hemos de hacer en lo que debemos de creer, queremos vivir en un relativismo cómodo en el campo de la moral, sobre todo referente a la familia y a la vida, y no aceptamos que la Iglesia nos enseñe en nombre de Dios, verdades eternas absolutas y preceptos morales saludables e inquebrantables, sobre todo en materia sexual y de matrimonio”.

“Rechazamos a la Iglesia y su enseñanza como dogmatista, anticuada y medieval”, lamentó.

Así mismo criticó la pasividad de los pastores ante estas situaciones “Señor Dios nuestro, hemos pecado nosotros los pastores, obispos y sacerdotes, sobre todo con la omisión con la pasividad y la indiferencia. No hemos estado al frente de tus ovejas para defenderlas del lobo, no hemos proclamado como Tú dijiste por los tejados la palabra que Tú decías en secreto a tus apóstoles. Hemos sido mesurados tímidos o como dijo alguien, correctamente muy políticos. Perdona nuestras deficiencias, nuestros pecados nuestras omisiones y malos ejemplos que hayamos dado a tu pueblo santo”.

Aseguró que producto de todas estas situaciones vienen los eventos naturales. “Señor y Dios nuestro antes de que venga un castigo mayor nos mandas castigos temporales o correcciones paternas por medio de la naturaleza que es obra tuya y está gobernada por tu providencia. ¿Serán pura casualidad dos 19 de septiembre en esta misma ciudad?”, preguntó.

Durante la celebración litúrgica, miembros de la cofradía de los flagelantes de Taxco, Guerrero, se flagelaron como acto de expiación; esta era la primera vez que esta cofradía salía de la ciudad de Taxco.

Al finalizar la misa, partió una inmensa procesión encabezada por el Santísimo Sacramento en una custodia monumental y al frente de dicha procesión, iban, escoltando, un grupo de líderes de la Guardia Nacional Cristera, que un mes antes, el 11 de noviembre habían realizado la primera toma espiritual de alguna ciudad en la historia del país, en Guadalajara, Jalisco, desde donde viajaron para participar en este acontecimiento histórico.

La procesión recorrió las calles de la colonia Nápoles y Del Valle que fueron duramente castigadas durante el sismo del 19 de septiembre de 2017, durante el recorrido hubo gente que presenciaba la marcha y se hincaba al ver pasar el Cuerpo de Cristo Sacramentado en su custodia monumental y miles y miles de personas se fueron uniendo hasta llegar a reunir a unas 60,000 personas al final del recorrido según estimaciones de las propias autoridades de la Ciudad de México.

La procesión de último, cambio el recorrido programado para pasar por tres edificios que se colapsaron durante el terremoto y el cardenal Sandoval dirigió un acto de réquiem por las víctimas mortales del terremoto.

La procesión terminó en la parroquia del Purísimo Corazón de María en la calle Gabriel Mancera de la Colonia Del Valle a cuyas puertas el cardenal Sandoval declaró tomada espiritualmente la Ciudad de México, así como México entero con la siguiente oración:

“A nombre de la Guardia Nacional Cristera y de todos los aquí presentes y de muchos otros que están unidos a este momento en oración, reclamamos en el nombre poderoso de N.S. Jesucristo y tomamos espiritualmente esta Ciudad de México y el país entero para ponerlos a los pies de Dios Padre por tu mediación santísima”.

“Esta tierra bendita regada con la sangre de los santos mártires mexicanos te pertenece y esta toma que no pudieron llevar a cabo militarmente nuestros héroes cristeros, la hacemos ahora nosotros espiritualmente y te nombramos nuestra Patrona y Soberana”.

“Toma nuestros hogares y reina en nuestras familias y en nuestras ciudades. Pisa la cabeza de la serpiente infernal y haz que, por tu santa intercesión, viva Cristo Rey en nuestro corazón, en nuestra casa y en nuestra Patria”.

“Gloria al Padre, gloria al Hijo y gloria al Espíritu Santo. ¡Viva Cristo Rey! ¡Viva Santa María de Guadalupe! ¡Vivan los Santos Mártires! ¡Vivan los Héroes Cristeros! ¡Viva la Santa Iglesia!”.

Artículo publicado en el Boletín BIIE Vol.05 No.05 – Diciembre 2017 Primera Quincena.

Nació en la Ciudad de México En 1975.

Analista político desde hace más de 23 años, ha dado asesorías estratégicas a la iniciativa privada, a las fuerzas armadas, partidos políticos, a la Iglesia y a representaciones diplomáticas.

Ha impartido cursos de religión, historia, apreciación e historia del arte, geoestratégia y política, crecimiento personal y espiritual, entre otros temas en diversas ciudades de México.

Ha escrito más de 400 artículos sobre una amplia gama de temas como: historia, economía, política, defensa de la vida, escatología, religión, arte, ciencia, tecnología, nuevo orden mundial y revisionismo entre otros temas que han sido publicados en revistas y sitios de internet de México y otros países de habla hispana de América y Europa.

Fundó hace cinco años el Boletín de Información e Inteligencia Estratégica (BIIE) que es una publicación internacional calificada como uno de los mejores y más especializados medios de inteligencia, que se publica quincenalmente, y además produce videos de conferencias, entrevistas e informes especiales con sus corresponsales de diversas partes del mundo.

Participó como ponente junto con expertos de todo el mundo en el primer Congreso Internacional Identitario en mayo de 2015 en Guadalajara, Jalisco, México.

En febrero de 2016 publicó su primer libro Iglesia Perseguida Iglesia Verdadera que fue prologado por el Doctor en Teología y Doctor en Humanidades José Alberto Villasana.

Por invitación e iniciativa de Esteban Arce, uno de los comunicadores más importantes e influyentes de México, Miguel Salinas Chávez fundó en marzo de 2017 Orgullo e Identidad Nacional Mexicana (OEINM) que es una productora de contenidos audiovisuales para crear material identitario nacionalista de México, el cual originalmente se difundió a través de los medios de comunicación abierta más importantes de México como son Televisa y Grupo Imagen, en los espacios informativos que conduce Esteban Arce y ahora además, ese contenido se difunde en su propia página web, su canal de YouTube, y ampliamente en las redes sociales con la intención de despertar y exaltar el orgullo por la identidad nacional.

Es colaborador del periódico español Gaceta.es que es uno de los más influyentes de aquél país.

Es el representante en México de Infovaticana que es uno de los sitios web más seguidos e influyentes a nivel mundial sobre temas relacionados con la Iglesia Católica.

Conduce el programa México para Iberoamérica del canal de TV argentino TLV1.

Es colaborador y el representante en México del Consorcio de Medios español Grupo Intereconomía.

Es el representante en México del canal de tv colombiano Tele Amiga.

Compartir:
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!