Mientras un mundo secularizado “celebra la Navidad”, se desata la guerra global contra los católicos y los cristianos

1 voto, promedio: 5,00 de 51 voto, promedio: 5,00 de 51 voto, promedio: 5,00 de 51 voto, promedio: 5,00 de 51 voto, promedio: 5,00 de 5 (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Tienes que registrarte como miembro para valorar esto.
Cargando…
Compartir:

Información para que tomar conciencia de la persecución.

No es raro que el mundo no lo perciba, pero sí es raro que los propios católicos no hayan caído en la cuenta de que su religión es actualmente la más perseguida en el mundo.

El 80% de los actos de persecución en el mundo es contra los cristianos y mirando el mapa de tales persecuciones, se llega a la conclusión de que es un fenómeno global y no sólo circunscripto al mundo musulmán, que es donde hace “más ruido”. Lo primero es reconocer esta persecución global, y para ello los funcionarios de la Iglesia, los sacerdotes, deberían sensibilizar a sus parroquias sobre esto. Y luego, lo siguiente, clamar por una intervención de la comunidad internacional para cesar los ataques.

Poca información sobre la persecución de los cristianos

George J. Marlin presidente de Ayuda a la Iglesia Necesitada (AIN), una organización de caridad católica dedicada a ayudar a la Iglesia perseguida, dice que en general se ha informado muy poco por los medios de comunicación o documentado por los historiadores contemporáneos sobre sufrimiento cristiano durante el siglo pasado.

La periodista italiana Francesca Paci ha reconocido que en cuanto a la suerte de los cristianos en Irak, Argelia y la India: “Ignoramos muchas cosas y aún más indefendible, no pretendemos
ver muchas cosas.” Una excepción notable es el trabajo mordaz de Robert Royal, Los mártires católicos del siglo XX , publicado en 2000 en el momento de la celebración del nuevo milenio.

En cuanto a atrocidades del siglo XXI, tenemos el recientemente publicado, La Guerra Global contra los cristianos: Despachos desde las líneas del frente de la persecución contra los cristianos, por el periodista católico, John L. Allen, Jr.

80% de la discriminación en el mundo es hacia los cristianos

Allen señala que la palabra “guerra” en los últimos tiempos ha sido utilizada con demasiada libertad para promover diversas causas, es decir, la guerra sobre las mujeres, la guerra contra la Navidad.

A su juicio el uso correcto implicará “hacer frente a la situación con el necesario sentido de urgencia”, ya que el 80 por ciento de los actos de discriminación religiosa en el mundo de hoy se dirige a los cristianos, Allen sostiene que existe una urgencia imperiosa de hablar acerca de una guerra contra los cristianos.

Su libro no se ocupa de asuntos de libertad religiosa que se enfrentan los católicos americanos y europeos, sino de las reales “amanitas a la vida y la integridad física que enfrentan los cristianos en otros vecindarios globales.”

La persecución es global

El libro tiene éxito en disipar la noción de que la violencia anti-cristiana es “rara y excepcional.”

Desde el cambio de siglo, se ha estimado que 100-150,000 cristianos han sido martirizados anualmente. Otras formas de acoso que los cristianos deben soportar, sobre todo en los países donde son una minoría, incluye la discriminación social, la discriminación laboral, la discriminación legal, así como la supresión de la actividad misionera cristiana y de culto, y las conversiones forzadas desde el cristianismo.

El Foro Pew sobre Religión y Vida Pública informa que entre 2006 y 2010 hubo algún tipo de hostigamiento dirigidos contra los cristianos en 139 países – aproximadamente tres cuartas partes de los países del mundo. Treinta y siete por ciento de ellos tienen restricciones “altas” o “muy altas” a las actividades cristianas.

Este año el Open Doors World Watch listó “las naciones más peligrosas en la tierra para ser cristiano.” El número uno en la lista de 25 fue Corea del Norte, seguido por Afganistán, Arabia Saudita, Somalia e Irán. Dieciocho de los países de la lista son de mayoría musulmana. Allen llega a la conclusión de que la crisis es global, ya que los veinticinco se encuentran dispersos por todo el mundo: “Seis de estos países se encuentran en Asia, siete de África, ocho en el Medio Oriente y cuatro en Europa del Este y la antigua esfera soviética”.

Principales razones para la persecución

Allen enumera diez razones por las que las persecuciones cristianas se están elevando súbitamente, con dos destacándose como las causas fundamentales:

– Muchos países son testigos de una cada vez más fuerte conexión entre el nacionalismo y la religión, y el cristianismo, o algunas formas de cristianismo, son percibidas como una amenaza para la identidad nacional.
– Los cristianos, en algunos lugares, se han convertido en defensores abiertos de los derechos humanos y la democracia, lo que significa que son vistos como amenazas a los regímenes autoritarios – sobre todo porque los cristianos a menudo pueden conectarse a redes internacionales de apoyo que la mayoría de otros grupos religiosos no tienen.

El llamativo caso de colombia

Una tercera parte de el libro de Allen se dedica a descripciones sucintas de las persecuciones contra los cristianos en veintiocho países situados en África, Asia, América Latina, Oriente Medio y Europa del Este. Un informe sorprendentemente revelador es sobre Colombia. El Vaticano considera que ese país latinoamericano “es el lugar más peligroso del mundo para ser un trabajador de la iglesia”.

Colombia, un país de 46 millones tiene vastas zonas sin ley habitadas por miembros de cárteles de la droga, revolucionarios, para-militares, y tribus paganas. Lo que une a estos grupos dispares es el odio de los sacerdotes cristianos, ministros y activistas.

Rescue Christians, un grupo de vigilancia evangélica, que supervisa la violencia en Colombia, ha documentado que:

– En promedio treinta pastores son asesinados cada año

– Más de 200 iglesias han sido cerradas por la fuerza

– Los habitantes cristianos de numerosas comunidades se han visto obligadas a abandonar sus hogares y se colocaron en campos de refugiados

– En 2011 y 2012, el 60 por ciento del total de muertes en todo el mundo de activistas de derechos humanos se llevó a cabo en Colombia.

¿Qué hay que hacer?

Allen concluye su fascinante libro con un capítulo titulado “¿Qué hay que hacer?”

Primero, pide oraciones públicas similares a las oraciones dichas después de la Misa en los días pre-Vaticano I para la conversión de Rusia. La intención de esas oraciones establecidas por el Papa XI en 1930 fue pedir que “la tranquilidad y la libertad de profesar la fe pueda restaurar a las personas afectadas de Rusia.” Las oraciones similares para los cristianos perseguidos en todo el mundo, Allen cree, recordarán a los católicos que hay personas que sufren por la fe y “podría ayudar a aumentar la conciencia y la voluntad”.

También pide el apoyo continuo a las organizaciones católicas como la Catholic Near East Welfare Association y ACN que son “proveedores de asistencia humanitaria a los cristianos que sufren”. Por último, hace un llamamiento a los católicos a ejercer presión sobre los líderes para que hagan de la defensa de la libertad religiosa una prioridad, y para dar una atención especial a los miembros del grupo religioso más perseguido del mundo.” En una conferencia de 2011 de Londres que se ocupa de la crisis cristiana en el Medio Oriente, el patriarca católico de Jerusalén, Fouad Twal, sin rodeos preguntó: “¿Alguien escucha nuestro clamor?”

Fuente: The Catholic Thing

Compartir:
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!