Polonia da una lección al mundo al blindar espiritualmente sus fronteras y oponerse al aborto

0 votos, promedio: 0,00 de 50 votos, promedio: 0,00 de 50 votos, promedio: 0,00 de 50 votos, promedio: 0,00 de 50 votos, promedio: 0,00 de 5 (0 votos, promedio: 0,00 de 5)
Tienes que registrarte como miembro para valorar esto.
Cargando…
Compartir:

Decenas de miles de polacos tomaron las calles de Varsovia el sábado 11 de noviembre en la marcha anual que conmemora el día de la Independencia de Polonia, que en esta ocasión se ha organizado bajo el lema “Queremos a Dios”, un mensaje que reivindica la importancia del catolicismo en la identidad de Europa.

Medios locales han hablado de cerca de 100.000 personas, que han recorrido la capital polaca con banderas nacionales y carteles con críticas a la Unión Europea (UE), el avance del islamismo o la política de acogida de refugiados impulsada por Bruselas, a la que hasta ahora el Gobierno polaco no se ha adherido.

El lema “Queremos a Dios” pretendía, según los organizadores de la marcha, recordar que Polonia es el “bastión de la fe y la religiosidad” en Europa, así como reivindicar “el catolicismo frente al ateísmo impuesto desde Europa”, dijo el portavoz de la organización, Robert Bakiewicz.

Para Bakiewicz es importante no olvidar que “la Iglesia y su lucha ha sido durante siglos la piedra angular y el fundamento de Europa”, y fundamental para evitar la islamización del continente.

Esta marcha anual organizada para conmemorar la independencia de Polonia nació en 2009, y cada año ha ido creciendo hasta convertirse en un fenómeno social.

La marcha de la Independencia se ha desarrollado sin sobresaltos, aunque bajo un fuerte dispositivo policial.

Hoy es una jornada festiva en Polonia, donde se conmemora la recuperación de la independencia al término de la I Guerra Mundial, el 11 de noviembre de 1918, después de más de un siglo en que dejó de existir como estado independiente y su territorio estuvo repartido entre Prusia –luego el Imperio Alemán-, Rusia y el Imperio Austro-Húngaro.

Otra muestra que ha dado Polonia a sus vecinos europeos y al resto de países cristianos de cómo se defiende y recata la identidad cristiana de occidente es la carta de los obispos polacos en la que piden la prohibición total del aborto.

Los prelados han publicado una carta en la que se adhieren a los movimientos “abolicionistas”, esto es, a aquéllos que quieren acabar con la lacra del aborto.

Aunque Polonia es uno de los países europeos con una ley de aborto más restrictiva; es decir, más favorable al derecho a la vida del no nacido, aun así, cada vez es mayor el número de polacos que percibe esto como insuficiente y que aboga, en consecuencia, por una total prohibición del aborto. No en vano, hace trece meses se desestimó en el Parlamento polaco un proyecto de ley que, impulsado por el Gobierno de Ley y Justicia, habría supuesto una casi total ilegalización de la eufemísticamente llamada “interrupción voluntaria del embarazo”.

“Reivindican la importancia del catolicismo en la identidad de Europa.”

Actualmente en este país centroeuropeo, sólo se puede acabar con la existencia del feto en tres casos muy concretos: violación, severas malformaciones o discapacidades, y riesgo serio para la salud física y la vida de la progenitora.

En este contexto, los obispos polacos han publicado una carta en la que se adhieren a los movimientos “abolicionistas”, esto es, a aquéllos que quieren acabar con la lacra del aborto. Una epístola que parte de la premisa de que todos los seres humanos, también los enfermos, tienen derecho a la vida: “El derecho a vivir es un derecho fundamental en todo ser humano. Todo ser humano tiene derecho a vivir, incluso los niños enfermos. Debemos proteger especialmente el derecho del niño indefenso que se halla en el vientre de su madre”.

Con afán de persuadir a los más escépticos, los prelados polacos se han apoyado en las investigaciones científicas, que ya han demostrado que la vida humana comienza con la concepción: “El hecho de que en el momento de la concepción ya haya un ser humano en existencia es indiscutible atendiendo a la ciencia moderna. Proteger las vidas de los no nacidos no es sólo una cuestión de fe o de religión, sino también una de las principales misiones de todo ser humano”, reza el inequívoco comunicado.

En su epístola, la Conferencia Episcopal Polaca se posiciona, sin medias tintas y complejos, con la plataforma “Stop aborto”, cuyo principal propósito es conseguir que el Estado brinde mayor protección a los niños en el vientre materno: “La Conferencia Episcopal Polaca impele a todo el mundo a secundar la iniciativa legislativa ”Stop aborto”, que persigue una mayor protección del derecho a la vida del no nacido. Éste es un importante paso para defender la vida desde la concepción hasta la muerte natural”.

En esta línea, la misiva concluye con la reivindicación de la adopción frente al aborto.

“Queremos a Dios”

La nación polaca, mayoritariamente contraria al aborto, se ha mantenido ajena a la delicuescente deriva de otros países europeos. Un hecho que queda demostrado, por ejemplo, en la multitudinaria manifestación que tuvo lugar en las calles de Varsovia el 11 de noviembre como ya informábamos líneas arriba.

Este acto no fue casual sino una consecuencia natural del buen gobierno que ha llevado el actual presidente y su primera ministra los cuales siguen como líderes en las encuestas ya que en dos años de Szydlo gobernando Polonia: La economía crece y no hay terrorismo.

La primera ministra polaca, Beata Szydlo, y el líder del partido gobernante, Jaroslaw Kaczynski, presentaron en días recientes un balance positivo de los dos primeros años de Gobierno de su formación, pese a las críticas internacionales a sus reformas de sectores como la justicia.

Los polacos “viven mejor”, no hay terrorismo y la economía crece gracias a las políticas sociales, han resumido en rueda de prensa Szydlo y Kaczynski al cumplirse dos años de la victoria electoral por mayoría absoluta del partido conservador y nacionalista Ley y Justicia (PiS).

“Nuestra política sirve a una gran parte de las familias polacas que no se beneficiaron del desarrollo económico vivido antes en Polonia, y tenemos dinero para continuar en esa línea”, ha dicho Kaczynski.

Szydlo, por su parte, ha subrayado que se ha avanzado en la igualdad de oportunidades de los polacos, “independientemente de su lugar de residencia o trabajo”, gracias a programas como las subvenciones por hijo, el incremento del salario mínimo o las medidas para reducir el desempleo.

Ambos han resaltado la buena marcha de la economía, coincidiendo con el anuncio de que el producto interior bruto (PIB) había crecido un 4,7 % en el tercer trimestre del año, según estimaciones de la Oficina Central de Estadística, mientras que el desempleo se situó el pasado octubre en el 6,6 %.

La primera ministra ha presumido también de “un país libre de terrorismo”, con la seguridad como una de las prioridades de su Gobierno, y ha destacado la presencia de fuerzas de la OTAN en el país.

Ha hablado también del “éxito” de la visión polaca sobre política de migración, gracias a la cual, ha indicado, la Unión Europea (UE) ha cambiado su posición inicial.

Polonia se ha negado a acoger refugiados a pesar de que el anterior Gobierno, liderado por el partido de centro-derecha Plataforma Ciudadana, acordó recibir más de 7.000 refugiados de los campos de Italia y Grecia.

La postura polaca sobre esta cuestión, así como las sucesivas reformas judiciales, incluida la del Tribunal Constitucional, y los cambios en la ley de medios de comunicación públicos han provocado fuertes críticas desde Bruselas y han llevado a que se abra un procedimiento de sanción que podría llevar a Polonia a perder su derecho de voto en la UE.

Pese a la oposición de Bruselas, Szydlo ha confiado en que “finalmente se podrá completar la necesaria reforma de la Justicia”, que en su opinión precisa de cambios “profundo” para lograr “que los ciudadanos sientan que son tratados con justicia”.

Las críticas internacionales y las masivas protestas en la calle no han empañado la valoración del Gobierno polaco en las encuestas, que auguran que si se celebran ahora elecciones Ley y Justicia volvería a ganarlas con mayoría absoluta.

Sin embargo Polonia ha tendido el más eficaz de los blindajes contra los ataques y presiones de la UE a través del impresionante rezo que más de un millón de personas realizaron del santo “Rosario en las Fronteras” en Polonia.

La iniciativa, impulsada por laicos, unió a los polacos en el rezo del Rosario y la celebración de la Santa Misa en las fronteras del país y en las plazas de las ciudades, iglesias, capillas, hospitales o aeropuertos.

Esto sucedió el pasado 7 de octubre, fiesta de Nuestra Señora del Rosario y primer sábado del mes, día en el que los polacos fueron convocados a ir a la frontera de Polonia para rezar el rosario y pedir la intercesión de la Santísima Virgen por el mundo, la Patria, la Iglesia y las familias.

Según recoge RADIO MARYJA, más de un millón de polacos se unieron a la iniciativa “Rosario en la Frontera” pidiendo la conversión y la unidad del país y la paz para Polonia y el mundo.

En el centenario de las apariciones de la Virgen en Fátima, la iniciativa “Rosario en la Frontera” unió a los polacos en el rezo del Rosario y la celebración de la Santa Misa en todo el país, pidiendo por la salvación de Polonia y del mundo.

Los polacos se unieron en oración no sólo en las fronteras de Polonia, sino también en las plazas de las ciudades, en iglesias, capillas, hospitales o aeropuertos.

La iniciativa, impulsada por laicos, ha sido el mayor evento de oración en Europa después de la Jornada Mundial de la Juventud en 2016, según se ha destacado desde la Conferencia Episcopal Polaca, que informa de que varios millones de personas tomaron parte en la celebración de la Santa Misa que tuvo lugar simultáneamente en 300 iglesias antes del rezo del Rosario.

Los organizadores del evento indicaron que la intención del Rosario era orar por la paz en Europa y en el mundo, así como pedir perdón por las ofensas al Inmaculado Corazón de María. “Deseamos implorar la intercesión de la Madre de Dios para salvar a Polonia y al mundo”, señalan en la web de la iniciativa.

La primera ministra polaca, Beata Szydlo, quiso mostrar su apoyo a la iniciativa y saludó a los participantes del “Rosario en la Frontera” a través de las redes sociales.

Artículo publicado en el Boletín BIIE Vol.05 No.03 – Noviembre 2017 Primera Quincena.

 

Compartir:
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!